‘Nathanaëlle’, sci-fi interruptus

Reconocido sobre todo por su ‘Señor Jean‘, quizá a muchos les sorprenda ver el nombre de Charles Berberian asociado a una historia de ciencia-ficción como el ‘Nathanaëlle‘ que hoy nos ocupa. Pero no es la primera vez que el artista francés lidia con el género, y supongo que aquellos con más memoria y recorrido de los que estáis ahí quizá os asomarais, igual que hizo este redactor en su momento, a ‘Caído del cielo‘, una sátira con extraterrestre de por medio que, publicada por La Cúpula en 2012, era un desternille constante que alternaba risas con capacidad para hacer reflexionar sobre el mundo en que vivimos y la sociedad que hemos construido, casi las mismas bases que ahora, algo menos de una década más tarde, sirven al guionista para levantar el distópico mundo futuro en el que transcurren las aventuras dibujadas por Fred Beltran.

De hecho, es el dibujo del creador gráfico de ‘Los Tecnopadres‘ lo que llama primero y muy poderosamente la atención del álbum publicado por Ponent Mon: su estilo caricaturesco —genial la inclusión de un sosias de Edgar Allan Poe—, exagerado en ciertos instantes hasta quedarse a las puertas del paroxismo, sobrepasa lo tremendamente adecuado para acoplarse como anillo al dedo al tono algo alocado y decididamente sarcástico que envuelve a la narración de principio a fin. Es más, dejando de lado la asombrosa capacidad del dibujante para que cada personaje tenga unos rasgos identificables que nada se parezcan a los demás —os parecerá una chorrada, pero estoy harto de encontrarme con cómics estadounidenses en los que los personajes parecen todos clones con diferente tono de pelo y sus vestimentas cambiadas para evitar confusiones—, resulta espectacular la manera en la que Beltran esculpe el mundo en el que aquéllos se colocan plagándolo de una miriada de detalles que, dentro de lo imaginado, lo mueven hacia lo verosímil.

Por su parte, Berberian se dedica construir una fábula que, como toda buena historia de ciencia-ficción, hable del presente a través de claves del futuro, y el relato de esta sociedad polarizada y dividida, en la que una casta vive en el subsuelo controlada para servir mediante realidades virtuales que se parecen sospechosamente a las redes sociales del hoy, se beneficia sobremanera del buen ritmo, el talante dicharachero y la personalidad algo alocada que el guionista le imprime. Eso sí, no todo pueden ser bondades, y cuando uno está más intrigado por el destino de Nathanaëlle, cuando parece que nuestra heroína va a conseguir encontrar su sitio en un mundo que siempre se lo ha negado…va la historia y se acaba sin más. Si esta maniobra de Berberian es una forma de crítica velada hacia esos que siempre arremeten contra los finales de las series y que nunca están conforme con lo que se les ofrece, se me está escapando algo, la verdad, porque con tan sucinto recorrido como las 112 páginas que aquí encontramos, no entiendo el razonamiento detrás de tan abrupto final. Si ni siquiera es eso y es que ‘Nathanaëlle’ termina así y ya está, entonces entiendo aún menos que después de haber hilvanado un relato más o menos brillante que no da descanso al lector y que se adivina coherente, se nos deje así, con incontables preguntas que hacer y nadie dispuesto a darles respuesta. ¿El viaje vale la pena? Sin duda. ¿El destino no está a la altura? Definitivamente.

Nathanaëlle

  • Autores: Charles Berberian y Fred Beltran
  • Editorial: Ponent Mon
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 112 páginas
  • Precio: 25 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar