Matanza a la una, Matanza a las dos y…¡¡Matanza a las tres!!

Se me ocurrían varias maneras de comenzar esta entrada. Una, hablar, como he hecho otras veces con personajes «menores» del universo Marvel, de mi nula relación para con Matanza más allá de someros contactos que, curiosamente, pasan por dos de los volúmenes aquí incluidos. La segunda, haber hecho una introducción más o menos extensa de los orígenes del personaje, allá por comienzos de los 90 de mano de David Micheline y Mark Bagley. Otra, acercándome a la obvia maniobra comercial por parte de Panini de reeditar los tres tomos que hoy nos ocupan dada la cercanía de la segunda parte de ‘Venom‘ (id, Ruben Fleischer, 2018), esa cinta que tan, tan, tan poco nos gustó y a la que Sony quiere seguir sacando partido con una continuación en la que, obviamente, aparecerá Matanza con el rostro humano de Woody Harrelson. Y la última, que es la que me voy a quedar, dejar claro el motivo por el que, en su momento, di cuenta tanto de ‘Matanza: Disputa familiar’ como de ‘Matanza U.S.A’. Un motivo que tiene el nombre y el apellido de Clayton Crain.

Descubrí el trabajo de Crain, casi por casualidad cuando, hace tres lustros, se cruzó en mi camino hojeando el Previews el anuncio del ‘Ghost Rider: Road to Damnation‘ en el que el artista colaboraba con Garth Ennis. De hecho, fue mi extrema filia de por aquél entonces hacia el guionista irlandés —en lo que podríamos denominar como el efecto ‘Predicador‘— lo que me llevó a pedirme a ciegas vía Milehigh Comics, primero las grapas de aquella fantástica y muy burra miniserie y, más tarde, el Premiere HC. Y si caí en la rara tentación de cambiar grapas por tomo —algo que no era nada habitual en mi yo coleccionista de entonces pero que ahora es práctica común— no fue sólo porque el guión de Ennis me pareciera una salvajada entretenida hasta decir basta, sino porque el dibujo de Crain adelantaba por la derecha a lo que su compañero ponía en juego y, con ese inconfundible estilo que siempre ha atesorado gracias al uso de las técnicas digitales, y con una espectacularidad de planteamientos que entendían a la perfección lo que necesitaba un tebeo de superhéroes, se alzaba como el mayor y más espectacular descubrimiento en términos de dibujante de aquél 2005.

Pasaría poco más de un año hasta que Marvel anunciara una continuación «espiritual» de ‘Road to Damnation’ con ‘Trail of Tears‘, otra miniserie de 6 números con el Motorista Fantasma de protagonista y con un relato en el que Ennis arremetía a placer contra el esclavismo al tiempo que dejaba espacio a Crain para crecer aún más de lo que ya lo había hecho, ahora que podemos establecer un marco comparativo, desde su trabajo en el ‘Venom vs. Matanza‘ que Panini ha tenido a bien reeditar, a lo que le veíamos en esa primera colaboración con el escritor. A partir de ahí, seguí muy de cerca cualquier cosilla que llevara el nombre de Crain en la portada. Un peregrinaje que me llevó, como decía antes, a dar cuenta de las dos minis de Matanza de las que ahora hablaremos y que recaló asimismo en sus incursiones en ‘X-Force‘ o, llegado el momento, en ese ‘Savior‘ que lo volvió a unir con Todd McFarlane o lo que cuajó para Valiant con ‘Rai‘, acaso su mejor trabajo hasta el momento y, hasta donde servidor sabe, lo último que nos ha llegado del artista más allá de incontables cubiertas alternativas para tebeos Marvel.

Queda claro pues que, a la hora de valorar los tres tomos que hoy os traemos en esta única reseña, quien se lleva las mayores loas es un artista que, creo, conoce muy pocos iguales en el mundillo actual: sea por su particular manera de afrontar la confección de una página, sea por lo inmediatamente identificables que éstas son, sea por eso que comentábamos de que la espectacularidad de sus planteamientos gráficos y narrativos, no sólo entienden a la perfección la idiosincrasia de los tebeos de gente con superpoderes, sino que la llevan a su máxima expresión…sea como sea, la presencia de Clayton Crain en ‘Veneno vs. Matanza‘, ‘Matanza: Disputa familiar’ y ‘Matanza U.S.A’ es, a mi juicio, el valor más atractivo que ostentan tres volúmenes que, en lo que a guión respecta, no siempre juegan en la misma liga que su dibujante.

Esto se hace dolorosamente obvio en el primero de ellos —el que cronológicamente apareció antes—, un ‘Veneno vs. Matanza’ en el que Peter Milligan pone el modo automático a la hora de concretar una historia tremendamente lineal que, con un arranque in media res bastante extraño, se dedica en gran parte a seguir a los dos simbiontes mientras se van dando tortas e intentan aclarar la singular relación familiar que los une —recordemos, para aquellos desmemoriados o para los que estéis leyendo estas líneas sin saber de dónde diantres surgió Matanza, que el rojizo personaje nace de Veneno—. De entre tanta hostia indiscriminada y tanto diálogo que, sinceramente, no aporta mucho, servidor salvaría, por su implicación más tarde en ‘Disputa familiar’, el origen de Toxin, otro simbionte más que añadir a la extensa galería que Marvel ha ido generando con el paso de los años.

Afortunadamente, la cosa mejora con Zeb Wells a los mandos, y aunque tanto ‘Disputa familiar’ como ‘Matanza U.S.A’ no pasarán a los anales del Universo Marvel como una de sus incontables lecturas imprescindibles, creo que no yerro mucho al afirmar que, en lo que a Matanza respecta, amabas miniseries son lo mejor que ha visto la luz con Cletus Kasady y su alter ego de protagonistas. De hecho, si ya lo que Wells plantea en ‘Disputa familiar’ es de una considerable solidez, llegado el momento de pasar la acción a ‘Matanza U.S.A’ se nota que el guionista le ha tomado el pulso al personaje y se siente cómodo insertando en la trama a varios Vengadores, elevando gracias a ello el tono épico de la narración y consiguiendo hacer de esta segunda incursión una aventura muy, muy recomendable. ‘Nuff said!!!

Veneno vs. Matanza

  • Autores: Peter Milligan y Clayton Crain
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 104 páginas
  • Precio: 17 euros

Matanza. Disputa familiar

  • Autores: Zeb Wells y Clayton Crain
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 128 páginas
  • Precio: 18 euros

Matanza U.S.A

  • Autores: Zeb Wells y Clayton Crain
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 112 páginas
  • Precio: 17 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar