‘Marvel Saga Daredevil: Sin Miedo’, tirando de continuidad arqueológica


Queda muy poquito para que en un tiempo record, Panini, haya recuperado en un formato exquisito dos de las etapas más importantes, famosas y, sobre todo, de más calidad que se han visto en la cabecera del cuernecitos. Ha habido algunos tebeos de gran calidad como los primeros guionizados por Kevin Smith y dibujados por el mismísimo Joe Quesada, pero nada tenían que hacer con los que firmaran Brian Michael Bendis junto a Alex Maleev o, los más recientes, de Ed Brubaker y Michael Lark (en su mayoría, algún que otro dibujante le echa una mano). Ante un panorama así, pocos podemos dejar pasar la oportunidad de hacernos con unos comics que, a pesar de no tener demasiados años a sus espaldas, se han ganado la consideración de clásicos (modernos). Y la cosa seguirá más allá, al menos con el defensor de la Cocina del Infierno, puesto que los planes de la editorial son llegar hasta el evento Shadowland, un cierre perfecto para una colección mayúscula.

Mientras llegamos a ese punto, tenemos que ir preparando la despedida a Brubaker (algo que ocurrirá en la siguiente entrega) con este penúltimo volumen, ‘Marvel Saga Daredevil: Sin Miedo’, un tomo que, al igual que ha ocurrido en anteriores ocasiones, trae de vuelta a algún enemigo poco conocido y, podemos afirmar, de escaso interés para el lector. Pero claro, el guionista de Maryland tiene esa virtud tan admirada de convertir en oro todo lo que toca, así que un villano como Mr. Miedo brilla y resplandece en un magnífico relato cargado de buenas intenciones y sus buenos ramalazos noir. Sí, Zoltan Drago, un nombre que quizás recuerden del año 1965, cuando la colección de Daredevil daba sus primeros pasos (número 5) y Stan Lee trabajaba a destajo para dar a la muchachada del momento su ración de aventuras mensuales.

Pero Drago no sería el único que se escondiera tras el manto de Mr. Miedo, habría alguno más y, es precisamente la última de ellas, Larry Cranston, la que aprovecha Brubaker para su guión. Una historia sin fisuras y que cuenta con el habitual buen hacer del guionista y con un elenco de dibujantes que quita el hipo. Además cada uno de estos ilustradores está perfectamente integrado en la narración gracias a las cápsulas de gas de Mr. Miedo, ya que las alucinaciones que provoca estará ilustradas por distintos autores que han tenido su momento de gloria en la colección. Mientras que las escenas de, vamos a llamarlas, lucidez cuenta con los lápices del habitual Michael Lark, las ensoñaciones corren a cargo de gente como Alex Maleev, Gene Colan, Lee Bermejo, John Romita, Al Milgrom o Bill Sienkiewicz, pesos pesados que dejarán su impronta a lo largo de la saga. Tal y como hemos apuntado un poco más arriba, en breve le diremos adiós a Brubaker y dejaremos vía libre a Andy Diggle, una etapa algo más corta pero que contará con un buen final de fiesta como es la mencionada Shadowland. Para todo aquel que tenga cierta congoja por la marcha del bueno de Bru, siempre puede picotear con su esplendido Iron Fist que, ahora mismo, también está viendo la luz en su correspondiente Marvel Saga. Merece bastante la pena.
[Grade — 8.50]

Marvel Saga Daredevil: Sin Miedo

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: Panini Comics
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 208
  • Precio: 19,50 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar