‘La vida es un tango y te piso bailando’, de lo ecléctico en Boldú

La vida es un tango

Sólo hay que agarrar lo último de Ramón Boldú y atreverse a quitarle las guardas y desplegarlas para apercibirse de aquello que deja muy claro el titular, que el autor español no podría ser más ecléctico. De hecho, si a lo sorprendente de encontrarnos un ajedrez reiventado, que parte de la intención de Boldú de eliminar la componente belicosa de tan antigüo juego, le añadimos el que el talante biográfico que destilan estas páginas se mueve a dos niveles (atañiendo tanto al artista como a su progenitor), sería de recibo afirmar mejor que al antiguo director de la mítica ‘El Víbora’, el epíteto ecléctico tiempo ha terminó por quedársele muy corto.

Con su estilo gráfico desgarbado y una narrativa aparentemente despreocupada que no se alza como lo mejor de la lectura, uno podría preguntarse por qué vale la pena —porque la vale— acercarse a ‘La vida es un tango y te piso bailando’. Los motivos, como suele pasar en una obra que funciona en distintos niveles, son bastante variados. De entre todos, destacaría, de una parte, la suma mordacidad con la que Boldú caracteriza un conjunto que, de la otra —y sirviendo una vez más al talante autobiográfico por el que quizás sea más reconocido el dibujante—, mezcla recuerdos propios de su recorrido vital con lo que termina adquiriendo mayor relevancia a lo largo de la narración: aquellos procedentes de su padre que nos acercan a las miserias de la Guerra Civil española por las que tuvo que pasar el abuelo del autor.

Recuerdos éstos que cuentan con ese protagonista de excepción que es Miguel Hernández —el poeta onubense fue protagonista del anterior cómic de Boldú, ‘La voz que no cesa’, publicado por la ¿desaparecida? EDT el año pasado—, el parecido del dicho sesgo de la narración con lo que Antonio Altarriba y Kim ponían en juego en ‘El arte de volar’ es, como poco, incuestionable. Pero allí donde el volumen de Altarriba se decantaba más por el drama —aunque incluía otros muchos géneros— es aquí la comedia la que tiene principal protagonismo por mucho que, en ciertos momentos, la tragedia haga acto de aparición. A fin de cuentas, como decía antes, si Boldú se caracteriza por algo, es por su mordacidad, y si ésta surge de algún sitio es de un humor impenitente que, unido a disquisiciones de mayor calado, hace de ‘La vida es un tango y te piso bailando’ una gran lectura.

La vida es un tango y te piso bailando

  • Autores: Ramón Boldú
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 112 páginas
  • Precio: 17,10 euros en

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar