‘La sonrisa de Greta’, de la Garbo y mucho más

A priori, la propuesta que encierran las páginas de ‘La sonrisa de Greta‘ es, como poco, peculiar. A fin de cuentas, lo que comienza en la Asturias de 1942 en una primera página que parece dejar ver que el tebeo de L’Avi y Siscu Bellido va a transitar por las miserias de la posguerra y la lucha que, tres años después del final de la Guerra Civil, seguía teniendo lugar en parajes escondidos, se convierte, a partir de la segunda página, en un recorrido por la vida de uno de sus protagonistas, un personaje imaginario llamado Gabriel que sirve a guionista y dibujante para ofrecer un homenaje cargado de emoción, no ya al séptimo arte, a aquellos que lucharon contra el fascismo en nuestro país o a la generación en general de nuestros abuelos y bisabuelos, que también, sino, de forma más particular al pequeño grupo de actores que, a finales de los años 20, marcharon a Hollywood para participar en aquel «extraño» experimento de la meca del cine que fueron los «talkies».

Concepto ajeno incluso para el que esto escribe —que mira que uno sabe de cine, pero siempre se aprende algo nuevo—, se podría decir que los «talkies» fueron el directo predecesor de la honorable escuela de doblaje que ha colocado a nuestro país a la vanguardia de tan complicada labor: cuando Hollywood vio el potencial que tenía el hacer que sus producciones llegarán a más público que el estadounidense/angloparlante, comenzó a contratar actores de todas las nacionalidades que interpretaban, en su idioma, la contrapartida correspondiente a, por ejemplo, el Drácula de Bela Lugosi. Dicha práctica, que terminó dando paso al doblaje en cada país cuando, unido a la Gran Depresión, se vio claramente su poca rentabilidad, es la que sirve de motor central de un relato sumamente variado que parece tener como máxima el mover cuanto más mejor a su figura central, un actor obsesionado con Greta Garbo desde que la ve por primera vez en la gran pantalla y que, casualidades del destino, cruzará algo más que palabras con la impertérrita y enorme actriz sueca.

Antes y después de que eso ocurra, la historia enhebrada por L’Avi (Luis Recasens Selma) nos habrá llevado por múltiples derroteros, algo que será constante después del ficticio encuentro entre el español y la actriz y que, a la postre, marca el talante condenadamente variado y de ritmo imparable que atesoran las más de 120 páginas de un volumen que encuentra en el trazo limpio y expresivo de Bellido un enorme valedor de sus muchas virtudes: realista en los escenarios y con visos de caricatura en los personajes, el encuentro de los dos mundos que habitan en el trazo del español conjura, unido a una nítida narrativa, el mejor escaparate posible para esta historia sencilla y con mucho corazón que, a poco que la dejemos, se quedará en nuestra memoria gracias a la considerable habilidad que demuestra, en el transcurso de sus páginas, para conquistarnos con su afabilidad y honestidad.

La sonrisa de Greta

  • Autores: Luis Recasens Selma y Francisco Bellido
  • Editorial: Evolution Comics
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 128 páginas
  • Precio: 19,95 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar