‘Kraken’, de profundis

Opinar sobre arte es siempre una cuestión peliaguda. Mantenerse haciendo equilibrio entre la subjetividad que, creo, impera en la valoración de cualquier hecho artístico y la fantasía de una objetividad que desaparece, deslavazada, cuando los argumentos utilizados atañen a cuestiones sujetas al ojo del que mira, es un ejercicio para el que hay que armarse del verbo más cuidado y la prosa mejor enhebrada. Un ejercicio que, además, añade capas de dificultad en su ejecución cuando, como es el caso del que esto suscribe, hace años que, al comenzar a mirar más allá del hecho para intentar valorar el proceso que lleva a él, se vio impelido, y lo sigue haciendo, a no caer en burdas simplificaciones del tipo «esto es bueno/esto es malo». De hecho, si sois lectores asiduos de esta página, comprobaréis que mis textos siempre intentan abordar cada tebeo desde una óptica que valore lo positivo que haya en ellos, sea mucho o poco —en mi humilde opinión, claro—, y rarísima es la ocasión en la que, por limitado que sea el calado que haya dejado la lectura, me han llevado «los demonios» y he sacado mi verborrea más cáustica y destructiva. Y, sí, quizá sea demasiado evidente que las líneas anteriores van encaminadas a circunscribir ‘Kraken’ dentro del ámbito de esas lecturas que, en ciertos niveles, me han dicho muy poco, pero creo haber comentado también en alguna ocasión de la dificultad que comporta, de cuando en cuando, el sentarse delante del teclado y acometer la redacción de una reseña.

Rogando pues vuestra indulgencia por haber invertido tanto espacio para medio indicar que este relato firmado por Emiliano Pagani y Bruno Cannucciari no ha calado todo lo que a priori habría creído que sí iba a hacer, dejadme continuar aclarando que, esa incapacidad para resonar fuerte con mis gustos queda completamente limitada a lo que atañe al guión del primero. Es más, si no fuera por el excelso trabajo que lleva el segundo, no sé yo si mi temple habitual habría dejado paso a mi versión más furibunda. Afortunadamente, no es el caso y lo que Cannucciari pone en juego es, como poco, magnífico: la decisión de caracterizar las planchas con esos tonos verdosos que parecen estar extraídos de la herrumbre y el moho del casco de un navío imprimen una portentosa personalidad a unas viñetas que, expresivas y sometidas a la fuerte personalidad del trazo del italiano, encuentran tanto en personajes como en fondos motivos para que la mirada permanezca más tiempo de lo habitual en cada recuadro.

Pero, como decía, Cannucciari se queda sólo en el intento de aupar una lectura tocada en la línea de flotación por un guión que trastabilla en su avance, mostrándose torpe, ya en la construcción de personajes, ya en el planteamiento de la coherencia interna necesaria para que el conjunto no parezca azaroso y descuidado. Hay ideas buenas, claro, y cabe preguntarse si otro escritor hubiera sacado más partido de la premisa inicial, que coloca en el punto de mira de la acción a un chaval obsesionado con matar a la criatura mitológica que da título al álbum después de que ésta haya sido la supuesta responsable de acabar con las vidas de su padre y hermano. A tan intrigante arranque habría que añadir la muy lovecraftiana decisión de ambientar la práctica totalidad de la historia en el enrarecido ambiente de un pequeño pueblo que parece salido de la imaginación del escritor de Providence. Más, trascendiendo esos valores, insisto en que ‘Kraken’ falla en capturar nuestra atención conforme se avanza en la lectura y la sensación que persiste toda vez finalizada ésta es la de haber leído algo que, en términos muy simples «no está mal pero podría haber sido muchísimo mejor».

Kraken

  • Autores: Emiliano Pagani / Bruno Cannucciari
  • Editorial: Norma Editorial
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 104 páginas
  • Precio: 21 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar