‘Iron Man. Director de S.H.I.E.L.D’, irregular

El recuerdo que servidor guardaba de esta etapa en la que, tras ‘Civil War‘, los Knauf situaban a Tony Stark como cabeza visible de S.H.I.E.L.D era mucho mejor que lo que, en esta revisión que ha venido suscitada por el integral publicado por Panini, se ha terminado encontrando: una historia deslavazada, con demasiados frentes abiertos que aportan entre poco y nada al conjunto y que, además, no hace mucho honor a su nombre por cuanto la incidencia de colocar al vengador dorado al frente de la organización eternamente comandada por Nick Furia es de muy escaso calado y, en última instancia, lo que aquí nos encontramos no es más que una iteración, poco afortunada, sobre muchos de los tropos que se asocian a la dualidad Stark/Iron Man. Asignados algunos de ellos a los villanos de turno y otros al eterno ego mal manejado del multimillonario, hay cosas que, no obstante, sí funcionan de lo que plantean padre e hijo, como entender que Tony Stark no ganó la guerra civil del Universo Marvel, ciertos planteamientos que sitúan a la acción más cercana a una historia de James Bond que a un cómic de superhéroes, la relación que se plantea entre Tony y Dugan, eterno secundario que aquí adquiere una dimensión espléndida o todo lo referente a Extremis, esa superlativa idea de Warren Ellis que tanto bien le hizo al personaje en el momento de su aparición.

Esa dualidad bicéfala que se plantea en un guión que coquetea en exceso con lo pasable y pocas veces con lo espléndido no se traslada, afortunadamente, al trabajo en las lides gráficas del madrileño Roberto de la Torre, un artista que aunque acusa cierto hieratismo en la expresividad de sus personajes —al menos para los gustos de este redactor— suple esa carencia con una energía considerable a la hora de planificar y ejecutar las secuencias de acción que, como podréis imaginar, no son pocas a lo largo de las casi 500 páginas del volumen. De hecho, si por sí sólo el trabajo de nuestro compatriota es bastante loable, aún más en la comparación con algunos de los nombres que completan la lectura, destacando en este sentido —en sentido negativo, por si a alguien no le ha quedado claro— lo neumático, artificioso y poco funcional de Harvey Tolibao, encargado de los lápices —y tintas— de un Anual que nos devuelve de cabeza a los peores momentos de la Marvel de los 90. En términos intermedios quedan Jackson Guice o Carlo Palaguyan, dibujantes solventes que, sin llegar al nivel de nuestro compatriota, cierran una lectura que servidor sólo recomendaría a los más acérrimos seguidores del cabeza de hojalata. ‘Nuff said!!!!

Iron Man. Director de S.H.I.E.L.D

  • Autores: VVAA
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 480 páginas
  • Precio: 45 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar