‘Infiel’, ¿fantasmas racistas? Nada puede fallar en esta mezcla

Cuenta el guionista Jeff Lemire, encargado de escribir el epílogo de este ‘Infiel’, algo que desde esta página siempre hemos comentado: la dificultad con la que se encuentran los autores que firman obras de terror. No es una tarea fácil el erizar los pelillos del cogote de un lector ya que no cuenta con algunas “herramientas” que existen en el cine. Aún así todos tienen sus trucos y se hace lo que se puede. Bien es cierto que si se cuentan con unos mimbres de calidad, hay mucho camino recorrido y los resultados serán los deseados. La miniserie publicada originalmente en Image Comics cuenta con todo lo positivo que puede tener un tebeo para llamar la atención del aficionado y llegar a buen puerto. El guionista Pornsak Pichetshote se permite el lujo de mezclar un relato puramente terrorífico con tramas políticas y sociales donde el racismo y el miedo al terrorismo juegan un papel fundamental. Venga, no se lo queden dentro y anímense a decirlo. Vertigo.

Pues sí, el guionista americano de ascendencia tailandesa trabajo varios años como editor del sello para adultos de DC y ahí ya empezó a empaparse de ciertos elementos diferenciadores y característicos a la hora de facturar comics. ¿No saben a lo que me refiero? Pues por ejemplo un edificio plagado de fantasmas que se nutren del racismo y la xenofobia de sus vecinos. Vamos, blanco y en botella. Aisha es una joven estadounidense musulmana que terminará viviendo en el apartamento de su suegra, un edificio que sufrió un ataque terrorista en el que una bomba fabricada por un vecino musulmán que había consultado varias páginas de internet relativas al ISIS explotaba para sembrar el miedo entre la gente. La semilla del odio ya está sembrada, toca añadir cierto toque sobrenatural y terrorífico para hacer del relato algo único y bastante novedoso. Al poco Aisha empezará a ver todo tipo de seres deformes y horribles, unas apariciones que se alimentan del racismo existente en el interior de sus vecinos.

Una vuelta de tuerca al clásico relato de casas encantadas, un género del que Pichetshote toma prestado todos los elementos que le van a ser útiles a la hora de construir su relato, y los mezcla con gran acierto con una crítica social al racismo que se vive a pie de calle de los Estados Unidos. El odio a lo diferente se convierte con el paso de las páginas en el motor principal de la historia, unos prejuicios que suelen ser la raíz de problemas mayores y que, normalmente, suelen terminar en algo peor a un susto. Ayuda también lo bien construidos que están todos los personajes, la caracterización perfecta de todos y cada uno de ellos ayuda a aportar credibilidad a un guión eminentemente fantástico, algo que juega a favor a la hora de asustar a la audiencia. Y no cesan los elogios puesto que el trabajo realizado por el ilustrador Aaron Campbell y el colorista José Villarrubia es para quitarse el sombrero. El estilo hiperrealista del primero recrea escenas de auténtico espanto, monstruosas criaturas que parecen sacadas directamente de la peor de las pesadillas y que habitan en nuestro plano con la única intención de provocarnos un terror malsano e incontrolable. Algo que se ve beneficiado sobremanera por la acertada paleta cromática del segundo que crea ambientes oscuros y enfermizos. Una propuesta más que interesante y una forma muy original de adentrase en un género tan difícil como es el terror. Sí, hemos pasado miedo pero no ha sido por los fantasmas.

[Grade — 8.00]

Infiel

  • Autores: Pornsak Pichetshote y Aaron Campbell
  • Editorial: Norma Editorial
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 188 páginas
  • Precio: 20.50euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar