‘Giant Days Volumen 10’, fin de curso

Sí, antes de empezar a escribir esta reseña he tenido que hacer una ligera búsqueda en la red para asegurarme de lo que resta a una de las series más simpáticas y divertidas que hemos podido encontrar en el medio en los últimos años. Señores, hay que ir haciéndose el cuerpo porque no son muchos los volúmenes que quedan por ver la luz y conocer, de esta forma, el destino definitivo de las chicas universitarias más “saladas” del Noveno Arte. Así es, este ‘Giant Days Volumen 10’ que, como viene siendo habitual, nos trae Fandogamia significa que, aún quedando cuatro entregas más en la recámara, el final está cerca. Demasiado si tenemos en cuenta los buenos ratos que hemos echado con este entrañable grupo de personajes. Pero bueno, para ir sacudiéndonos el miedo, toca momento importante dentro de la colección, punto de inflexión que se refleja en el final de los estudios de las amigas, hay que ir planteándose el futuro tras dejar atrás las clases de Medicina, Arqueología y Literatura. Bien es cierto que el final del noveno volumen, dejaba entrever ciertos planes por parte de todas ellas, algo que cambiará radicalmente al comienzo de este. 

Ya saben, Esther con Ed, bueno, mejor que lo lean, Daisy e Ingrid han cortado su relación y Susan se muda al sitio de McGraw. Cambios, cambios y más cambios. De todos ellos, será Daisy la que se vea más beneficiada en cuanto a cuota de viñeta ya que cobrará especial importancia dentro de muchas tramas y se convertirá en protagonista absoluta del presente de la serie. El guionista John Allison sabe muy bien lo que ha construido hasta ahora tras cuarenta números, la química que se ha establecido entre todas las chicas y, por decirlo de alguna manera, todo va en piloto automático. Claro, otra cosa bastante importante que tiene en mente es que no se puede relajar lo más mínimo y para alejar la idea de “estancamiento” siempre está creando nuevas tramas e “imprimiendo” movimiento a todas las piezas del tablero. Discusiones con la abuela al descubrirse la condición sexual de su nieta, búsqueda de trabajo (atención a la escena que tiene lugar en uno de esos salones de ofertas de empleo, simplemente genial) o las nuevas relaciones que van surgiendo entre todos los personajes que pasan por estas páginas. 

Efectivamente, el trabajo de los autores hace que el espectáculo no decaiga lo más mínimo y, a pesar del camino recorrido, todo sigue aguantando el paso del tiempo de manera inmejorable. Incluso vamos a asistir a un cambio en la parte gráfica de la serie (vamos, Max Sarin se toma un descansito, pero que nadie se asuste porque vuelve) y entra en escena la española Julia Madrigal que realiza un trabajo más que meritorio, mostrándose muy respetuosa con el estilo de la titular Sarin. De hecho, tan solo podemos advertir ciertas variaciones en el grosor de su trazo ya que la expresividad de los personajes es prácticamente clónica. Durante los dos números que dura su estancia en la colección, deja muy buen sabor de boca y encima tuvo la suerte de recibir (o compartir) los premios Eisner a “Mejor Serie Regular” y “Mejor Publicación de Humor”. No podía estar en mejor sitio ni en momento más adecuado. Solo nos queda esperar la siguiente entrega sabiendo que la cuenta atrás ha empezado y que más temprano que tarde vamos a tener que despedirnos de estas amigas. Pero bueno, hasta entonces, a disfrutar. Que no se diga.

[Grade — 8.50]

Giant Days Volumen 10

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: Fandogamia
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 112 páginas
  • Precio: 10.00 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar