‘Fantasmas’, despropósito paranormal

fantasmas

La trama de este ‘Fantasmas’ de Joshua Williamson y Goran Sudzuka hace aguas ya desde sus primeras páginas. El principal problema que adolece es una premisa tan forzada que, por mucho que el lector se esfuerce, cuesta sumarse al juego que nos proponen los autores. Pongámonos en situación: Jackson T. Winters es un experimentado ladrón que lleva una temporada en la trena después de que el asalto a un casino saliera fatal y todo su equipo acabara perdiendo la vida. Jackson vive resignado a pasar el resto de su vida entre rejas, hasta que una aguerrida mujer armada hasta los dientes irrumpe en el centro penitenciario para rescatarlo. Pero claro, el rescate tiene un precio. Anderson, la susodicha mujer, trabaja para un viejo ricachón llamado Markus Schrecken que, ni corto ni perezoso, le dice a Jackson que le pagará un pastizal tremendo y le dejará libre si realiza un encargo para él. Concretamente, robar un fantasma.

Aquí se produce ya la primera incongruencia. Por muy buen ladrón que sea, ¿qué tendrá que ver robar casinos con robar fantasmas? Pero en fin, vale, aceptemos pulpo. Continuemos. Jackson se dedica entonces a reunir un grupo de profesionales que le ayuden en semejante tarea. Personajes arquetípicos y más planos que el encefalograma de una cheerleader, entre los que se cuentan el ladrón, el escéptico, la vidente e incluso dos chiflados que presentan un programa en plan ‘Cazadores de fantasmas’. En fin, todo esto ocurre a lo largo de un primer número un tanto acelerado que quizá, tras la retahíla inicial, desemboque en una historia más interesante. Pero no. A partir de ese momento, los cuatro números restantes de esta miniserie son un batiburrillo de tópicos paranormales: una casa encantada, fantasmas acechantes, posesiones, rituales vudú, sesiones de espiritismo y todo lo que os podáis imaginar. El problema ya no es solo que el guionista haya recurrido a los clichés más típicos del género, sino que además no sabe hilarlos bien, dando como resultado una historia aburrida donde todos los giros de guión resultan forzados. En cuanto al dibujo de Goran Sudzuka, sin ser espantoso, tampoco hace gran cosa por subir el nivel de este volumen. ¡Repámpanos, si hasta el mismísimo Sean Phillips, que ilustra las portadas, parece más desganado que otra cosa!

Joshua Williamson tropieza estrepitosamente con esta incursión en el género de terror y se queda a medio gas en su intento por facturar una comedia negra con tintes sobrenaturales. No daría un duro por este guionista de no ser porque otra de sus obras, ‘Muerdeuñas’, ha cosechado críticas bastante buenas. Lo cierto es que yo no pasé de su primera entrega, pero en fin, quizá en un futuro le dé otra oportunidad. Pero de momento, y tras el despropósito de este ‘Fantasmas’, castigado al rincón durante una buena temporada.

Fantasmas Vol. 1: Hurto hechizado

  • Autores: Joshua Williamson y Goran Sudzuka
  • Editorial: Planeta Cómic
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 136
  • Precio: 15,95 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar