‘El libro de cuentos de los pequeños Eternos’, una gozada

Adoro a Jill Thompson. Así de claro. Me encanta su forma de dibujar, el modo en que trabaja las acuarelas y la ternura que desprenden de un modo u otro la totalidad de los trabajos que la señorísima de Brian K.Vaughan ha tenido a bien regalarnos a lo largo de los años. Adoro ‘Los animales de Burden Hill’. Adoro ‘La bruja madrina’. Adoro ‘The Dead Boy Detectives’. Y, aunque no contó con reseña propia, que fuera una de las elegidas en la selección de lo mejor del Cómic USA de 2016, habló por sí solo de hasta que punto me cautivó el trabajo de la artista en la espectacular novela gráfica que le dedicaba a Wonder Woman el pasado año.

Con tales mimbres de partida, es de suponer que a nadie cogerá desprevenido el que, ante el anuncio de ‘El libro de cuentos de los pequeños Eternos’ —descatalogado tiempo ha por DC e inencontrable por la red a no ser que uno estuviera dispuesto a pagar precios abusivos en los típicos sitios de segunda mano—, se me hiciera la boca agua. A fin de cuentas, llevaba años detrás de este librito que, en forma de cuento, como bien reza su título, sigue a las versiones en «miniatura» creadas por Thompson a partir de los ya legendarios personajes nacidos de la febril imaginación de Neil Gaiman para su no menos mítica ‘Sandman’, narrando como Barnabás, el perro de Delirio, debe encontrar a su extraviada propietaria, acudiendo uno a uno a los diferentes hermanos de la alocada eterna.

El resultado es, en una sola palabra, una DELICIA: si bien podría resultar una lectura más que adecuada para los más peques de la casa, que asistirán embelesados al despliegue de colorido con el que Thompson caracteriza todas y cada una de las páginas y se lo pasarán bomba con las peripecias de Barnabás, somos los que en su momento nos dejamos cautivar por el magistral embrujo de ‘Sandman’ los que, en última instancia, más disfrutaremos con los matices de cínica inocencia que Thompson añade a las personalidades de Destino, Destrucción, Desesperación, Deseo, Muerte y, por supuesto, Sueño. Y somos los que, sin duda alguna, cerraremos este breve pero genial libro soñando despiertos embargados por la belleza de las ilustraciones y por la fluidez con la que discurre un relato que se pasa en un suspiro. Lo dicho. Adoro a Jill Thompson, y ‘El libro de cuentos de los pequeños Eternos’ es una muestra inequívoca del porqué de tal adoración.

El libro de cuentos de los pequeños Eternos

  • Autores: Jill Thompson
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 64 páginas
  • Precio: 8,50 euros en

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar