‘Die Volumen 2: La Ruptura’, level up

Se puede leer en uno de los artículos contenidos en este ‘Die Volumen 2: La Ruptura’ lo bien que le suele venir a algunas obras (de fantasía, en este caso) el dividir al grupo de protagonistas. Aquí mencionan, evidentemente, “El Señor de los Anillos” pero rápidamente he recordado otros casos como lo que ocurría en una de las entregas de las también clásicas “Crónicas de Dragonlance”. Da igual la obra de la que hablemos, cuando partimos por la mitad a los héroes, su fuerza se ve seriamente mermada y “los malos” suelen tomar cierta ventaja, algo que aprovecha el autor para jugar sus cartas y tenernos con el corazón en un puño. Kieron Gillen conoce muy bien todas estas artimañas por lo que no duda ni un solo segundo en aplicarla a los guiones de su epopeya fantástica. En esta segunda entrega va a hacer todo lo posible por jugar con el destino de sus personajes a la vez que profundiza en su pasado e inquietudes.

Lo hará además imprimiendo cierta complejidad a la trama y a la narrativa, algo que se agradecerá cuando la obra esté finalizada (hecho que ocurrirá, tal y como ha anunciado el propio guionista hace poco, en el número 20 de la serie). Tras un primer volumen que funcionó de maravilla como presentación de personajes y situaciones, nos encontramos con todas las piezas diseminadas en el tablero y con los protagonistas, cada uno de ellos, empujando en direcciones opuestas. Ash, Matt y Ángela quieren volver al mundo real mientras que Isabelle y Chuck prefieren permanecer en Die para salvar a su población. Existe un problema (una regla, más bien) para salir de ese mundo tienen que hacerlo todos juntos, un hecho que abrirá un buen abanico de posibilidades. ¿Ven como no era tan mala idea la división de las fuerzas? Gillen centrará el foco de la acción en el primer grupo, el de Ash y compañía, pero no descuida al resto, surgiendo subtramas que enriquecerán la obra tanto a nivel personal (algunas relaciones entre los personajes se verán desarrolladas más intensamente) como argumental. El guionista de Stafford se permite dedicar un número a cada una de sus creaciones, regalándonos más información de sus vidas pasadas o de lo bien (o mal) que están llevando el adaptarse a esta nueva experiencia rolera.

Hay que advertir que todo tiene un precio en esta vida. Si el anterior volumen nos presentaba de manera sencilla y directa todo lo que íbamos a encontrarnos en «Die», ahora ponerse serios y algo más complejos. Gillen va a exigir al lector estar atento a todos los detalles e información que va a aportar en cada una de las viñetas de esta segunda entrega. Introduce personajes nuevos que van a aportar mayor profundidad a la historia, haciendo avanzar la trama a base de traiciones y alianzas amen de una última página que funciona como cliffhanger de los que te hacen explotar la cabeza. Si el guionista sigue funcionando a altísimo nivel, ¿qué decir del dúo Stephanie Hans y Elvire De Cock (colorista de la serie)? Que su rendimiento mejora a cada página, todas ellas de una belleza mayúscula. Y seguimos encontrando ese uso del color como elemento narrativo, distinguiendo las escenas que tienen lugar en el presente de las que ocurren en el pasado. Parece que Gillen tenía muy bien pensado (y cerrado) lo que quería contarnos así que, hasta ese esperado número 20, solo podemos disfrutar de un viaje apasionante al que aún le quedan algunas paradas.

[Grade — 8.50]

Die Volumen 2: La Ruptura

  • Autores: Kieron Gillen y Stephanie Hans
  • Editorial: Panini Comics
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 160 páginas
  • Precio: 19,95 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar