‘Deadly Class. Integral 1’, segundas oportunidades

Es algo que, a lo largo de los años que Fancueva lleva en pie, he comentado por activa y pasiva cada vez que he tenido ocasión y que los números que solemos recoger a finales de cada periodo de doce meses revelan con más ahínco que cualquier aseveración mía: leo mucho cómic USA y, más aún, me acerco siempre sin ningún tipo de prejuicio a toda nueva serie que lanza Image —de hecho, en los últimos tiempos, a Image han venido a sumarse sellos como Boom!, IDW, Awa Usphot o Aftershock en esa sana costumbre de acercarme, al menos, al primer ejemplar de cualquier cabecera que pongan en circulación.

El «cacao» que eso genera en no pocas ocasiones sobre de qué editorial era esta o aquella colección se ve superado con las constantes reflexiones acerca de si vale la pena continuar esta o aquella serie si el número 1 no hace bien su trabajo —y esto me recuerda una disquisición, no sé si de Rick Remender, Scott Snyder o Brian K.Vaughan acerca de cómo hemos pasado de ponderar la bonanza de una serie a lo largo de varios números a hacerlo en uno sólo e incluso tras pocas páginas del arranque—. Porque, como comprenderéis, aunque parezca lo contrario por el ritmo desabrido que solemos llevar a cuestas en esta vuestra página con dobles o triples entradas diarias, tanto Mario como yo tenemos otras obligaciones, y leer/reseñar es —o debería ser— el hobby que siempre hemos querido —y algunas veces no hemos conseguido— que sea.

Todo esto me lleva a que, para sorpresa y estupor de mi yo de hoy, ‘Clase letal’ no pasara ese filtro del que os hablo y, tras dos o tres números, quedara relegada al olvido a saber muy bien por qué motivo. Sorpresa y estupor que, obviamente, vienen derivadas del acercamiento que he vuelto a hacerle a la serie con motivo de la publicación de este enorme volumen que nos ha hecho llegar Norma y que se ha saldado con apreciar sobremanera lo que Rick Remender y Wes Craig plantean en una cabecera que, antes de entrar en materia, no me dijo absolutamente nada en su inane paso a la pequeña pantalla.

Trasladándonos a los años 80 —¡¡benditos años 80!!— Remender hilvana en ‘Clase letal’ un relato protagonizado por adolescentes que dan un nuevo sentido al término anglosajón «outsider». Pertenecientes a todo tipo de estrato social, desde gente adinerada hasta ese trotamundos vagabundo que es el protagonista, los chavales que terminan en el ‘King’s Dominion High School for the Deadly Arts’ lo hacen para ser entrenados en el bello arte de matar, convirtiéndose en asesinos letales al servicio de…mejor me callo, no vaya a ser que desvele demasiada información.

El tono que Remender imprime a la narración, oscuro —el «origen» de Marcos López, el singular héroe de la historia, no podría ser más demoledor— y bajo un velo de desesperanza considerable, hace que ‘Clase letal’ se convierta rápidamente en un adictivo vehículo de creciente interés, sobre todo por atender a cómo el guionista va desarrollando, con extremo nervio y precisa constancia, las sinergias entre los diversos personajes que conforman el corpúsculo central, planteando ya en los primeros compases un triángulo amoroso que añade no pocos enteros a una acción asombrosa visualizada con soberbio músculo por Wes Craig.

Decir que el estilo sucio y enérgico del artista le va como anillo al dedo al guión de Remender es quedarse bien cortos, y las tonalidades ásperas que aporta sólo se ven superadas por una narrativa ingeniosa, plena en recursos y que, en términos generales, demuestra un dominio espectacular de los mecanismos que articulan el noveno arte —y atención al colorido que aporta Lee Loughridge…sencillamente espectacular. Así que, sí, si pudiera hablarle a mi yo del pasado, comenzaría la conversación con una colleja para dejarle claro lo torpe que estuvo al dejar pasar la ocasión de asomarse al complejo y fascinante sub-mundo que Rick Remender y Wes Craig definen en ‘Clase letal’. Si no lo habéis descubierto aún, la ocasión la pintan calva.

Deadly Class. Integral 1

  • Autores: Rick Remender y Wes Craig
  • Editorial: Norma Editorial
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 440 páginas
  • Precio: 50 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar