‘Dead Body Road’: cuando la venganza te deja frío

deadbodyroad

El guionista Justin Jordan (‘Luther Strode’) y el dibujante Matteo Scalera (‘Black Science’) unen fuerzas para contarnos una historia de acción y venganza a lo largo de los seis números que conforman la miniserie ‘Dead Body Road’. La sencilla premisa responde a lo que cabría esperar de una historia de estas características: un atraco a un banco que se complica y culmina con la muerte de varias personas, entre ellas una agente de policía llamada Anna, cuya pareja es un tipo fornido de turbio pasado sobre el que recae el protagonismo de este cómic, de apellido Gage. Y como prota que es, pone en marcha la trama al clamar vendetta contra todos los implicados en la muerte de su novia y salir en su busca para cumplir con la ancestral filosofía del ojo por ojo. Por el camino se encuentra con Rachel, una joven de armas tomar que era novia de uno de los ladrones, y con Cobb, antiguo compañero de Gage que se pasó al lado contrario de la ley; la típica máquina de matar sin remilgos ni remordimientos.

Jordan despliega estos personajes sin dotarles de profundidad psicológica alguna, aunque parezca intentarlo al menos con Gage, dando unas levísimas pinceladas sobre su pasado y sobre su relación con Anna. En ningún momento, por desgracia, empatizamos con él. Soy consciente, no obstante, de que un cómic de estas características tampoco podemos pedirle peras al olmo, y que hay que conformarse con unas dosis de acción más o menos intensa hasta que la venganza quede resuelta tras el clímax final. Sin embargo, ‘Dead Body Road’ tampoco convence siquiera como mero producto palomitero, ya que el desarrollo es previsible a más no poder y, encima, su ritmo es engañosamente acelerado. Sí, hay persecuciones, tiroteos y acción a raudales, pero en el fondo, al margen de tres persecuciones, un par de escenas más reposadas para intentar desarrollar a los personajes y un epílogo final, poco más ocurre a lo largo de este volumen, mientras que otros autores en el espacio de seis números tienen tiempo de contarte la Biblia. Para rematar, los diálogos son torpes y forzados, y no ayuda demasiado que la traducción resulte un tanto acartonada.

Lo único salvable de ‘Dead Body Road’ es el dibujo de Matteo Scalera, que plasma entre estas páginas unas espectaculares persecuciones automovilísticas; seguro que muy pocos dibujantes podrían conseguir un resultado tan frenético y vertiginoso. En las peleas más convencionales, Scalera también se muestra muy dinámico y convincente. Para algunos lectores, la fuerza y la crudeza de su estilo gráfico pueden bastar para justificar la compra de ‘Dead Body Road’, y yo me contaría entre ellos de no ser porque Scalera termina por resultar un dibujante demasiado irregular. Sus dotes para las escenas de acción están fuera de duda, pero sus personajes no siempre están todo lo bien dibujados que cabría esperar, y hace demasiada pereza a la hora de dibujar los escenarios. Al menos su labor es más encomiable que la del guionista en esta serie, pero ni por esas consigue remontar una lectura que se olvida tan pronto como cierras la última página.

Dead Body Road

  • Autores: Justin Jordan y Matteo Scalera
  • Editorial: Planeta Cómic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 152
  • Precio: 15,95 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar