‘Crónicas de Roncesvalles 01. La Leyenda de Roldán’, legendario arranque

Si algo evidenciaban las páginas de ‘Arthus Trivium‘, aquella colección de cuatro álbumes que, publicada por Norma, nos introducía en una muy fantástica mirada a la leyenda de Nostradamus, era que, más allá de las bonanzas del guión de Raule, estábamos ante un enorme descubrimiento en lo que Juan Luis Landa desarrollaba en unas planchas que, con ocasión del primer volumen, describíamos así:

(…) encuentran en el talentoso lápiz del artista español una muy atractiva variedad y una expresividad asombrosa, quedan no obstante superados por la forma en la que el natural de Errenteria ha sabido madurar su narrativa, el enfoque de las viñetas, la elección de los encuadres y el modo en que se conforman los diversos escenarios en los que discurre la acción. El todo resultante de la combinación de éstos factores es uno dispuesto a provocar expresiones atónitas en un lector que no tendrá más remedio que caer rendido ante el doble despliegue de talento que aquí se encontrará.

Y, claro está, ya empezaba a pesarnos el que, desde que apareciera su último número hace dos años, no hubiéramos sabido del artista español. Una ausencia que Yermo ha venido a cubrir, y de qué manera, con el primer volumen de ‘Crónicas de Roncesvalles‘, en el que Landa toma las riendas creativas al completo descubriéndose como un habílisimo guionista capaz de indagar con ahínco en los recovecos de la historia para traernos una visión fresca y preñada de majestuosidad que, además, consigue evitar cualquier comparación con lo que el gran Antonio Hernández-Palacios llevó a cabo en su legendaria aproximación a la figura de Roldán, el héroe franco que cayó muerto en la batalla de Roncesvalles en el año 778.

Dedicando este primer álbum a la precisa y esmerada construcción, no sólo de la época, sino de la leyenda que ya rodearía a Roldán en su tiempo más allá de lo que se derivaría de ser sobrino de Carlomagno, Landa sorprende, y sorprende con contundencia, en el hilvanado de un relato ágil, que evita con gracilidad los cenagales en los que escritores más fogueados que él suelen terminar semi-enterrados cuando quieren trasladar a viñetas algún episodio histórico. No es ese el caso de unas ‘Crónicas de Roncesvalles’ que, como digo, se muestran locuaces y preclaras en su avance, en la manera de introducir a sus diversos actores y, sobre todo, en el modo en que se construye la épica que, inquieta, sobrevuela de forma magistral todo el conjunto.

Huelga decir que a ella no es ajeno lo que Landa pone en juego en unas planchas que son un tour de force sin par: bien es cierto que la época en la que se desarrollaba ‘Arthus Trivium’ daba más juego al artista en la evocación de todos los detalles del Barroco del que tanto bebían sus planchas, pero eso no quita para que, moviéndose varios siglos hacia atrás, lo que captura el lápiz y la portentosa paleta de colores del artista vasco está a la altura de toda expectativa que pudiera atesorarse, superando éstas incluso con creces en unas viñetas que exudan buen hacer y, me repito, ÉPICA, por los cuatro costados. Con todo esto, lo único que nos resta solicitar, como hemos hecho ya en muchas ocasiones, es que Landa no se demore en dejar que nos asomemos a la segunda entrega, que el tiempo transcurre muy lento cuando el deseo de dar cuenta de esas futuras páginas es tan ardiente como el que nos ha dejado ‘Crónicas de Roncesvalles’.

Crónicas de Roncesvalles 01. La Leyenda de Roldán

  • Autores: Juan Luis Landa
  • Editorial: Yermo Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 60 páginas
  • Precio: 17 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar