CÓMIC. SUEÑOS E HISTORIA. Los maestros de la historieta en Caixaforum Madrid

Creo que pocos, por no decir ninguno, de los que se acercan a esta página dudarán que el cómic es un arte. El noveno para ser exactos. Pero si hablamos de exposiciones monográficas, fuera del circuito de las contadas galerías dedicadas al ramo o los salones, ya es otro cantar. Con honrosas excepciones, como las exposiciones del IVAM, que ha colaborado con artistas de la talla de Paco Roca, o la dedicada a Krazy Kat en el MNCARS que pudimos disfrutar allá por el 2018; el cómic, a diferencia de otras disciplinas como el grabado, no ha podido exhibir su belleza en solitario en las grandes sedes del arte.

Por suerte el Caixaforum de Madrid (Paseo del Prado 36), que ya ha apostado por contenidos artísticos tan originales como el arte del tatuaje o el mundo de Walt Disney, nos sorprende con la exposición Cómic. Sueños e historia que podremos disfrutar hasta el 28 de agosto.

Centrada en los originales de procedencia principalmente de procedencia americana y francobelga, en paralelo a obras de origen patrio, la exposición presenta una envidiable selección de algunos de los grandes nombres del cómic, desde Little Nemo y las tiras de prensa (con permiso de la reproducción, que no original, de esa historieta clave que es el Yellow kid) hasta los superéxitos Blacksad y 300. Entre ellos nombres de la talla de Hugo Pratt, Frank Miller o John Buscema, pasando por personajes tan emblemáticos como Tintín o Astérix, a los que se suman dibujantes de la popularidad de Ibáñez y otros quizás menos conocidos pero de impecable trazo como Gotlib.

La posibilidad de poder ver en directo el trabajo de estos artistas, con técnicas que van de la tinta y gouache al trabajo digital, pasando por el óleo (en concreto un imponente trabajo de Richard Corben), con sus correcciones e indicaciones es una oportunidad única. Cierto que la distribución de sus salas puede resultar cuestionable, mezclando géneros y épocas que a veces hasta se solapan y se echan de menos cómics de nacionalidades como la nipona o la alemana, así como etapas concretas como los superhéroes posteriores a los 90 pero encontramos en esta exposición obras de grandísima calidad que harán que sólo nos demos cuenta de estos peros al abandonar las salas.

Recreaciones de algunos personajes e iconos del cómic con los que podemos hasta fotografiarnos, en la línea de lo que también se puede hacer en algunas áreas del muy recomendable museo de la bande dessinée de Bruselas, como la cama de Little Nemo, la casa de Rue del Percebe o los irreductibles galos son la puntilla de una exposición tan disfrutable para los amantes de la historieta como para meros curiosos.

Con la posibilidad de asistir a una visita guiada así como una serie de conferencias y actividades paralelas Comic. Sueños e historia es un gran plan de cara a este verano. Y para los nostálgicos, reconozcámoslo, casi una visita a esos amigos de la infancia, lo cual no deja de ser una de esas cosas que siempre apetecen en vacaciones.

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar