‘Batman. Tres Jokers num.1’, más allá del homenaje

Habrá quienes hayan dado cuenta de ‘El reloj del juicio final‘ —de la que os hablaremos largo y tendido en muy pocos días— y no hayan sido capaces de desprenderse de la sensación de estar asistiendo a una mera iteración sobre los esquemas de la inmortal ‘Watchmen‘, la obra de Alan Moore y Dave Gibbons que cambió paradigmas, redefinió conceptos y se asentó en el imaginario colectivo tebeístico como un hito singular en la historia del noveno arte. Y habrá quienes, impulsados por esa misma reflexión —muy parcial y sesgada en opinión de quién esto firma, que quede claro— se asomen a las páginas de cualquiera de los tres volúmenes que conforman este ‘Batman. Tres Jokers‘ y, de la misma manera que rechazan el trabajo de Geoff Johns y Gary Frank para la culminación de lo que el guionista introdujera cuando el Rebirth del Universo DC, hagan lo propio con esta continuación apócrifa que el guionista estrella de la editorial, esta vez acompañado de un inmenso Jason Fabok, lleva a cabo de otro de los pináculos fundamentales de la historia de la Distinguida Competencia durante los años ochenta, la MAGISTRAL ‘La broma asesina‘.

Basta comenzar a pasar las páginas que Fabok concreta con su detallado y estimulante estilo para que, por su manera de estructurar las viñetas y, sobre todo, por esa forma tan característica —y tan copiada hasta la saciedad— con la que Brian Bolland caracterizó aquél mítico encuentro entre Batman y Joker, concatenando ideas de una a otra página y haciendo del flashback un elemento fundamental intrínseco de la narración, la impresión del lector sea mucho más clara y precisa que la que cabría desprenderse si se nos dijera a las claras desde un comienzo que aquello que estamos contemplando es, efectivamente una continuación de ‘La broma asesina’.

Y así, con dicha impresión grabada en nuestra retina, comenzamos a andar por un relato que, en esta primera entrega, desvela muy, pero que muy poco, invirtiendo Johns el tiempo en sentar las bases de lo que vendrá en los números dos y tres. Eso, al menos durante dos tercios de las 48 páginas que aquí podemos leer porque, llegados al tercio final, el guionista se suelta la melena y nos deja BOQUIABIERTOS con los derroteros por los que comienza a avanzar este truco de prestidigitación que se saca de su inmensa chistera de recursos. Hasta ese momento, sin duda lo más llamativo del prestigio sean las muchas planchas que guionista y dibujante dedican a recrearse en las mil y una cicatrices de Bruce Wayne, dando cuenta exacta del origen de todas ellas en unas viñetas que resultan tan alucinantes como inservibles podrían haber devenido en manos de unos nombres menos virtuosos. Porque, que quede claro, truco o no, alargado o no, homenaje o no, continuación o no, ‘Batman. Tres Jokers’ es uno de esos títulos que, a mi entender, refuerzan sin atisbo de duda el genio que gasta Geoff Johns y el asombroso talento que atesora Jason Fabok en unas manos prodigiosas. Y eso, a mi entender, es suficiente motivo para adentrarse en una lectura que, llegada a su instancia final, regala mucho al fan de siempre de DC.

Batman. Tres Jokers num.1

  • Autores: Geoff Johns y Jason Fabok
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 48 páginas
  • Precio:10,95 euros

Artículos destacados

2 comentarios en «‘Batman. Tres Jokers num.1’, más allá del homenaje»

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar