‘Batman: El impostor’, contundencia

Podríamos comenzar por muchas aproximaciones distintas para arrancar esta reseña sobre ‘Batman: El impostor‘, pero la que más nos apetece en este momento es hacerlo alabando a Andrea Sorrentino: desde que prorrumpiera en nuestro campo visual con su magnífico trabajo para el ‘Yo, vampiro‘ de las Nuevas 52, el artista italiano no ha parado, no sólo de producir —su tebeografía ya acumula más de lo que muchos coetáneos suyos han sido capaces de publicar en el mismo periodo de tiempo— sino de evolucionar a ojos vista, no tanto en trazo —que también, sólo hay que asomarse a las planchas de ‘Joker. Sonrisa asesina’ para dar cuenta de lo mutable de su estilo gráfico— sino en lo alucinante de una experimentación narrativa que, como ya dijimos, alcanza cotas de GENIO en las páginas de la magistral ‘Gideon Falls‘. Aupado pues de manera fulgurante a la posición de artista imprescindible al que le vamos a leer lo que sea que quiera regalarnos, el que tras la citada ‘Asesino de sonrisas’ haya repetido con el Black Label de DC —por otra parte, y al margen de la libertad que le proporciona Image, el hogar más adecuado para sus maneras oscuras y sucias (si bien este epíteto no es el más adecuado…me quedaría con el gritty anglosajón, mucho más rico en cuanto a lo que quiero trasladar)— es motivo de celebración inevitable, máxime cuando, como es el caso, lo que el guión de Mattson Tomlin plantea es un acercamiento al primer año de vida protector de Gotham, un instante que permite a ambos artistas volcarse en la vertiente más urbana y contundente del hombre murciélago.

Y es que, bajo la considerable anchura de mangas que por ahora está concediendo el Black Label a todos los proyectos que se acogen bajo su manto, y sabedores que no tienen por qué cortarse un pelo a la hora de mostrar la violencia en su más descarnada versión, Tomlin y Sorrentino acometen ‘Batman: El impostor’ como si de un thriller policíaco se tratara, abordando la historia como una precisa y explosiva combinación de varios factores entre los que cabría destacar: la intriga de fondo; el mínimo desarrollo que se le concede a la dualidad Bruce Wayne/Batman —mínima pero más que suficiente, cabría apostillar—; lo muy conseguido del personaje de la policía que se ve implicada en la cruenta lucha entre el caballero oscuro y su inesperada némesis; el espléndido aprovechamiento que se hace de Gotham como un personaje más y unas secuencias de acción de quitar el hipo que permiten, como era de esperar, todo tipo de alardes narrativos por parte del dibujante.

Todo ello consigue que, a la postre, estos cuatro números se alcen como uno de esos proyectos que vienen a reforzar la clara idea de que, por mucho que se le de vueltas a la misma tortilla, en el Universo DC no hay otro personaje más interesante que el señor de la noche. Pensadlo detenidamente. Quizás sea porque es de los pocos que no tiene poderes y con el que, por tanto, más cabría «identificarse» en un momento dado, o quizás porque, como cualquier humano de a pie, tiene muchas más sombras y facetas que cualquiera de sus luminosos super-compañeros. Sea como sea —y aquí podría también aducir, en un terreno completamente personal, que un rápido vistazo a la sección USA de mi tebeoteca evidencia, más allá de cualquier duda razonable, quién es mi personaje favorito de cualquiera de las dos majors por excelencia— lo cierto es que lo que Batman ha dado de sí a lo largo de las décadas supera con mucho, en términos de calidad, a lo que cualquier otro personaje de DC ha logrado. Y eso es algo que estas páginas no hacen sino corroborar… una vez tras otra.

Batman: El impostor

  • Autores: Mattson Tomlin y Andrea Sorrentino
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 168 páginas
  • Precio: 19,95 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar