‘Aliens: Órbita Muerta’, back to the basics por la puerta grande

Cuarenta años. Ahí es nada. 2019 nos trae ese aniversario para la saga de los simpáticos xenomorfos que el bueno de Ridley Scott puso en movimiento en aquel largometraje que nos dejó completamente fascinados a los amantes de las emociones fuertes, de la ciencia ficción mezclada de manera magistral con altas dosis de suspense y terror. ¿Recuerdan aquella cartelera con un espeluznante huevo y la leyenda “En el espacio nadie puede oír tus gritos»? Corrían buenos tiempos para el género. Desde aquel momento, y viendo el éxito que los bichitos fueron cosechando entre el gran público, no han dejado de aparecer distintos proyectos en los que no tuvieran su buena dosis de protagonismo. Ya sea en solitario o compartiendo cartel con superhéroes (sí, como lo oyen, desde Batman a Superman pasando por Vampirella o el Juez Dredd) o sus colegas depredadores, muchos han sido los comics que han visto la luz y, como en todos sitios, la calidad ha sido de lo más variada.

Cuando las ideas empiezan a escasear, llega el momento de poner pie en pared y replantearse muchas cosas. El concepto se había diluido demasiado así que tocaba volver a lo básico, a los orígenes, al minimalismo argumental: aliens y marines encerrados en una localización y luchando por la supervivencia. Fácil. Llegamos pues al año 2017 y aparece en los Estados Unidos una miniserie de cuatro números que intentará devolver la grandeza a una saga que mostraba evidentes síntomas de cansancio. ‘Aliens: Órbita Muerta’ nos trae de vuelta a nuestros revientapechos favoritos usando las ideas de siempre y haciendo que funcionen a las mil maravillas. Una estación espacial de la compañía Weyland-Yutani que, un buen día, aparece a la deriva, ocho tripulantes, algunas cápsulas criogénicas y, como no podía ser de otra manera, la amenaza en forma de letal depredador.

Un relato firmado en su totalidad (guión, dibujo y color) por el autor James Stokoe, canadiense que forma parte del colectivo “Yosh Comics” junto a otros colegas de profesión como Brandon Graham o Corey Lewis. Stokoe sabe transmitir a la perfección esa sensación de claustrofobia que existía en las primeras entregas cinematográficas, el terror provocado por una amenaza tan poderosa que la muerte está prácticamente asegurada. Sin embargo, donde consigue llamar más la atención es en su peculiar trazo, un estilo sencillo aunque con un nivel de detalles enfermizo, recordando por momentos a Geoff Darrow mezclado con unas gotas de Katsuiro Otomo. Todo un descubrimiento esta saga, no solo por lo que significa para unos personajes que pedían a gritos una suerte de reinicio como este, sino por entrar en contacto con un autor que, si sigue en esta línea, vamos a tener que seguirle la pista con cada nuevo trabajo que firme. Y si todavía no se ha decidido, presten atención a uno de los personajes, Wascylewski, lo más parecido que se van a encontrar a Chuck Norris en el espacio. Hasta para buscar referentes de tipos duros ha dado en el clavo.

[Grade — 8.00]

Aliens: Órbita Muerta

  • Autores: James Stokoe
  • Editorial:Norma Editorial
  • Encuadernación:Cartoné
  • Páginas: 112 páginas
  • Precio: 17,50 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar