‘Algo extraño me pasó camino de casa’, dos por el precio de una

Aunque su muy cacareada y reconocida ‘María y yo‘ me cautivo de pies a cabeza cuando la leí, el año de su publicación. Si bien, tiempo después, me pareció una genialidad el ‘Emotional World Tour‘ que ideó alimón con Paco Roca. Y por más que considero que Miguel Gallardo es uno de los grandes nombres del noveno arte español, debo admitir con cierto rubor que, más allá de la continuación de su obra más aclamada, y de alguna incursión en ciertos álbumes colectivos publicados por Astiberri, el artista ilerdense no ha llegado nunca a despertar en mi yo coleccionista la necesidad de dar caza y captura a toda página que haya venido firmada por él. Quizá aquí tenga mucho que decir el que la tebeografía de Gallardo está salpicada a más no poder por sus muchas colaboraciones en números y más números de revistas, algo que en el pasado, y con otros nombres, no supuso un freno a mis ansias «completistas» pero que, aquí, sí ha tocado hueso.

Sea como sea, estén o no mis estanterías nutridas en mayor o menor medida de tebeos por él firmados creo que, de la misma manera que pasa con otros coetáneos suyos, la publicación de un nuevo proyecto de Miguel Gallardo es un hito a celebrar. Un hito que, en el caso de ‘Algo extraño me pasó camino de casa‘ se termina alzando como una de las lecturas más peculiares y eclécticas de este año peculiar y ecléctico en exceso que ha resultado ser el 2020. Pero todo tiene su explicación: lo que aquí nos ofrece el catalán, mirándose de nuevo en el muy personal espejo de su estilo gráfico y narrativo, es la crónica, no de lo que estos últimos doce meses han dado de sí en términos de pandemias, coronavirus y confinamientos, sino a la sorpresa que supuso, poco antes de que toda España tuviera que meterse en casa, el descubrir que algo peor acechaba su salud: un tumor cerebral.

Intervenido de urgencia, la personalidad inquieta de Gallardo no ha parado ni un instante de recoger en viñetas todo lo que le sucedió antes, durante y después de tan aciago hallazgo, y este volumen es el resultado de una crónica que, simpática y por momentos hilarante, aqueja una arritmia considerable y una nada desdeñable capacidad para dejar confundido al lector. Muy consciente de ello, tanto que es algo que él mismo confirma en un momento dado de la lectura, el artista opta por que seamos nosotros los que intentemos dar forma a emociones y pensamientos fugaces sabiendo, obviamente, que muchos de ellos vienen marcados por lo implacable de la enfermedad y lo gravoso del tratamiento posterior a la extirpación del «bicho».

Marcado pues por esa sensación de extrañeza que se deriva de unos textos de apoyo que no siempre tienen porque tener completo sentido, y apoyado en una variedad gráfica extrema que, y aquí no hay escapatoria, insiste en los mismos tropos y argumentos que tan grande hicieron a ‘María y yo’, configurando un rosario de páginas variadas y de inmensa maestría que el lector no puede más que observar anonadado. Desde aquí, deseamos que, si no lo ha hecho ya, Miguel Gallardo se recupere por completo de tan ignominiosa dolencia y que, por supuesto, nos siga sorprendiendo en futuras instancias con esa forma suya tan maravillosa y personal de ver el mundo de la viñeta.

Algo extraño me pasó camino de casa

  • Autores: Miguel Gallardo
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 80 páginas
  • Precio: 14 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar