‘100% Marvel HC Thanos: Poderes Cósmicos’, cuando el tedio se torna en maldad

Por todos es sabido que esto de los comics se suele mover bastante por la moda del momento, siempre ocurre algo, por ejemplo una película de éxito, que aúpa a este o aquel personaje hasta la popularidad más absurda. Ocurrió con Masacre (y aún no ha terminado) y ahora parece que el nuevo niño mimado de Panini es el Titán Loco, el ser superpoderoso que se hizo con el protagonismo absoluto en la última adaptación de Los Héroes Más Poderosos de la Tierra. Una “Avengers: Infinity War” que sirvió para que, desde su estreno, pudiéramos disfrutar mes sí y al otro también de historias nuevas y antiguas, de gran calidad y algo más flojas que, en cualquier caso, siempre contaban con el interés suficiente como para que muchos nos lanzáramos de cabeza hacia el volumen de turno. Y si no, pues se tira de nostalgia y asunto resuelto. Algo que podemos comprobar nosotros mismos en este ‘100% Marvel HC Thanos: Poderes Cósmicos’, un volumen que viene cargado de momentos electrizantes y acción en grandes cantidades.

Un tomo que se abre con tres entregas de “Los Defensores Secretos” y, seguidamente, deja paso a la miniserie que le da título. Esta vez, antes de que las tollinas empiecen a viajar de una punta a otra de la galaxia, el relato se centrará en el aniquilador de sistemas, más concretamente, es su estado de ánimo. El amante de la Muerte se encuentra sumido en un tedio existencial de cuidado, un aburrimiento que lo ha empujado a buscar nuevos retos en los que pueda usar su enorme poder y potencial. Un relato que se sitúa justamente tras toda la Saga del Infinito (publicada recientemente por Panini en un estupendo coleccionable), y donde quedan patentes las habilidades manipuladoras del gigante púrpura que se hará de un grupo de villanos en el que encontramos a gente como el Superskrull o Rino, para que hagan el trabajo sucio por él. Y parece que la cosa va en serio puesto que las consecuencias de su plan van a llegar hasta el mismísimo Galactus. Casi nada.

Si algo que nos va a llamar poderosamente la atención de este volumen es el nombre del guionista que se encarga de la aventura. Quizás sea una señal de agotamiento o, simplemente, un cambio de dirección que desde la compañía se le quería dar a la parcela cósmica de La Casa de las Ideas. El guionista elegido es un Ron Marz que, tras haber creado junto a Darryl Banks para DC Comics el controvertido Kyle Rayner, aterrizaba en Marvel para continuar con el legado de uno de los guionistas más respetado de la editorial, Jim Starlin. También se haría con las riendas de la colección de Estela Plateada, cabecera en la que compartiría protagonismo con su tocayo Rom Lim, dibujante de “Poderes Cósmicos”. Ambos se harían dueños de Norrin Radd y todo lo relacionado con su particular universo, su trabajo no desmerecía en absoluto todo lo que Starlin había creado previamente ya que Marz mantenía un estilo bastante cercano al del padre de la criatura. Un acierto por parte de Panini al recuperar todas estas historias y, sobre todo, de darle una continuidad a un personaje que bien se lo tiene merecido por todo lo que ha significado tras su puesta de largo cinematográfica.

[Grade — 8.00]

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 352
  • Precio: 30.00 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar