‘Cars 2’, sin rastro de Pixar

Pixar Cars 2

Puede que la última película de Pixar esté arrasando en la taquilla norteamericana, puede que también lo haga en la española, e incluso puede que en realidad de igual. La película original de ‘Cars’ recaudó 461 millones de dólares, una cifra que quedaba lejos de los 864 de ‘Buscando a Nemo’ tres años antes o los cerca de 1000 de ‘Toy Story 3’ el año pasado, pero aún más de los 7000 millones de euros, no de dólares, acumulados hasta la fecha por el merchandising de Rayo McQueen y sus amigos. ¿Entendéis ahora la urgencia de hacer una secuela?

En ‘Cars 2’, McQueen decide participar en una competición contra los mejores coches del mundo que le hará recorrer las calles de neón de Tokio y disfrutar de la brisa mediterranea de Porto Corsa en Italia antes de la final en Londres de un primer Campeonato Mundial organizado en pos de un nuevo y ecológico combustible alternativo. Mientras, su amigo Mate, el auténtico protagonista de esta segunda parte, se ve arrastrado por las circunstancias en un peligroso caso de espionaje internacional del que dependerá su propia vida y la de sus amigos.

La película tiene sus momentos y aunque los primeros minutos transcurren con interés ante el cambio de registro de la cinta, más próxima a una película de James Bond de las de Roger Moore que a la historia sobre la amistad con carreras de fondo que era la original, las bromas fáciles de un Mate que se vuelve más insoportable a cada frase que pronuncia rápidamente nos arruinan la fiesta. No es Pixar sino Disney quien parece firmar cada escena mientras asistimos a un desfile de nuevos personajes que sin duda decorarán a estas horas las estanterías de todas las jugueterías.

Pixar Cars 2

La única forma de disfrutar esta película, tan visualmente gloriosa en detalles como pobre de guión, es desconectando esa parte del cerebro que trata de encontrar algún resquicio de la genialidad de ‘Wall-E’, ‘Up’ o ‘Los Increíbles’ (un film con los mismos ingredientes de acción y humor pero que sencillamente juega en otra liga) y limitarnos a saborear las cosas con forme llegan ignorando los bocados de sushi en mal estado con demasiado wasabi untado para camuflarlo. Los coches de John Lasseter derraparán con la crítica pero arrasarán en las cajas registradoras.

Pixar Cars 2

‘Cars 2’ entretiene, pero carece del menor atisbo de magia dejando un sabor agridulce en el paladar de los seguidores del estudio. Habrá que cruzar los dedos y confiar con que estemos ante un razonable bache en el camino, la excepción que confirma la regla, y volvamos a verles en plena forma para el próximo verano con ‘Brave’ y meses después con otra secuela (más esperada eso sí): ‘‘Monsters University’. Mientras tanto, si buscáis la frescura y emoción a la que nos tienen (mal acostumbrados) los chicos de Pixar ahorraros el dinero de la entrada y acudid al videoclub. ‘Enredados’ o ‘Cómo entrenar a tu dragón’ son mucho más dignas de la rúbrica del estudio que esta secuela más propia de los años perdidos de Disney.

Artículos destacados

Los comentarios están cerrados.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar