‘Senda de X’, el resurgir del mundo mutante

Han pasado ya algunos años desde la llegada de Jonathan Hickman a la franquicia mutante y la publicación de las miniseries que revolucionaron el concepto que teníamos de todos estos personajes. ‘Dinastía de X’ y ‘Potencias de X’ ponía patas arriba unos conceptos que necesitaban de un cambio de rumbo inmediatamente y la editorial se la jugó poniendo al frente al guionista de Carolina del Sur. La jugada salió mejor de lo que habían planeado y muy pronto el conglomerado “X” se posicionaría como la propuesta más interesante de cuantas ofrecía La Casa de las Ideas. Nuevas series, nuevos personajes, nuevas situaciones y un montón de ramificaciones que dejarían boquiabierto al aficionado más exigente. Una de estas innovaciones estaría directamente relacionada con la existencia de estos poderosos seres, un nuevo estatus que se resume en la siguiente frase: “La muerte ya no es un problema”. Una premisa tan grandilocuente como demoledora, una verdad a la que se llegaba gracias a unos protocolos de resurrección, los mutantes de Krakoa habían alcanzado la inmortalidad. Algo que, de primeras, no es fácil de digerir. Sin embargo, todas las implicaciones morales que pueda tener este asunto se ven agravadas en un personaje como es Rondador Nocturno, religioso de pura cepa que siempre ha mostrado su catolicismo ante cualquier contratiempo ético. 

Este tipo de matices es el que ha hecho grande a los Hombres-X desde aquella lejana Segunda Génesis, una diversidad que siempre ha existido a pesar de los constantes cambios en la  formación pero que ha sido el motor central de los muchos problemas que surgen en el círculo interno. Esta ‘Senda de X’ arranca con Kurt Wagner dirigiendo a un grupo de jóvenes mutantes en una misión, unos adolescentes que comienzan a burlarse de una de sus compañeras ya que esta nunca ha sido resucitada. ¿Solución? Forzar su asesinato y grabarlo para compartirlo posteriormente y echarse unas risas. Un comportamiento que termina por escandalizar al bueno de Rondador y cuya decisión es fundar una religión mutante que evite este tipo de atrocidades. El guionista Simon Spurrier aprovecha al máximo todo lo “plantado” por Hickman en las series principales y desarrolla una serie de ideas que, en otro contexto y otro tiempo, no habíamos leído en un comic de superhéroes nunca. Pérdida de convicciones religiosas, banalización de la muerte, crisis de fe, llevar un comportamiento adecuado en vida, desaparición del miedo a la muerte…todo cambia. Hay diálogos excepcionales (atención al establecido entre Erik y Kurt), regresos inesperados y se ahonda en las tres leyes primordiales de Krakoa demostrando que el guionista se ha tomado en serio esta miniserie. Lo acompaña el dibujante Bob Quinn cuyo estilo sencillo y funcional hace que el resultado final sea notable, convirtiendo esta ‘Senda de X’ en una lectura tan amena como necesaria. 

Senda de X: La Revelación de Onslaught

  • Autores: Si Spurrier y Bob Quinn
  • Editorial: Panini Comics
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 176 Páginas
  • Precio: 17.00 Euros

Oferta

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar