‘Dead Space 2’, en el espacio sigue sin haber nadie que pueda oír tus gritos

Dead Space 2 EA

Parece que fue ayer cuando conocimos la noticia de que Visceral Games estaba trabajando en la secuela de ‘Dead Space’, uno de los mejores survival horror de los últimos tiempos, y míranos ahora, contando las horas para poder ponerle el guante encima a ‘Dead Space 2’.

Por lo que hemos podido ver (nuestros compañeros de Vida Extra nos ofrecieron hace poco una sobredosis de vídeos con el gameplay) el juego incluye más acción que nunca, algo que esperemos no haga naufragar a nuestro protagonista, el bueno de Isaac Clarke, en un territorio demasiado alejado de lo que hizo grande a la primera entrega, su opresiva atmósfera llena de pasillos y estancias desiertas que aterraban más por lo que sugería que podíamos encontrar que por los enemigos que terminábamos teniendo que abatir.

Al margen de este pequeño resquicio de duda, el juego se presenta grandioso, con unos gráficos que quitan el hipo y unas criaturas que dejan a los necromorfos de la Ishimura a la altura del betún. Por cierto, ya que hablamos de nuestros queridos amigos; en esta nueva pesadilla podremos meternos en las mutadas carnes de una de estas criaturas para disfrutar aniquilando humanos en un modo multijugador que recuerda inevitablemente a ‘Left 4 Dead’. ¿Queríais vísceras, terror y ciencia ficción? Pues aquí van dos tazas…

‘Dead Space 2’, tráiler de lanzamiento (Smashing Pumpkins)

Anuncio ‘Tu madre odia Dead Space 2’

En el siglo 26, la humanidad ha acabado con la mayor parte de los recursos de la Tierra llevando a la población del planeta a un punto peligrosamente cercano a la extinción. Con esto en mente, además de seguir alimentando a la bestia del comercio y la industria, la humanidad se vuelve hacia las estrellas y comienza a buscar nuevos recursos en otros planetas a través de unas gigantescas naves mineras. La USG Ishimura fue la primera de estas naves y realizó un trabajo admirable durante más de 60 años. Entonces, durante una de sus misiones de rutina en el planeta Aegis VII, la Ishimura descubre un obelisco alienígena repleto de jeroglíficos que termina convirtiendo en los cerca de 1300 miembros de la tripulación en monstruosas criaturas conocidas como necromorfos.

El obelisco es potencialmente más peligroso que los necromorfos en si, afectando a Isaac (un ingeniero parte de un equipo de rescate enviado para reparar el problema que impide establecer contacto con la Ishimura) hasta el punto de provocarle toda clase de alucinaciones. Si a esto le sumamos un grupo de fanáticos religiosos pertenecientes a la Unitología (la religión mayoritaria), obsesionados con el obelisco (o los obeliscos, puesto que en ciertas partes se da a entender que se han localizado al menos otros dos) y los afilados dedos de la corporación Concordance Extration Company, la combinación puede ser explosiva.

Edición especial y réplicas de la cortadora de plasma

Dead Space 2 EA

El juego llegará a las tiendas el próximo jueves 27 para PlayStation 3, Xbox 360 y PC coincidiendo con el lanzamiento de ‘Mass Effect 2’ para la consola de Sony. Su edición especial incluye un CD con la banda sonora original, una litografía, DLC con trajes alternativos y el plato fuerte, una replica a tamaño real de la cortadora de plasma que nos conformamos con que tenga la mitad de buena pinta al natural que en la foto y no termine siendo el habitual cachoplástico™. Eso sí, tampoco esperéis nada comparable a estas réplicas “funcionales” creadas por Epic Weapons de los diferentes modelos de la primera y la segunda parte por 219 y 239 dólares respectivamente.

Dead Space 2 réplica

Sitio oficial | Dead Space 2

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en