‘Dead Pixels’, un delicioso videojuego que une retrogaming y zombies


Si, como yo, sois fans del género zombi y, además, jugones de la vieja escuela, estáis de enhorabuena, porque este videojuego os va a encantar. Se llama ‘Dead Pixels’ y combina maravillosamente los dos elementos que promete su título.

El argumento del juego es muy sencillo: un vertido tóxico en el sistema de aguas de la ciudad ha hecho que los muertos se levanten de sus tumbas. Habrá que atravesar la ciudad y enfrentarse a hordas de zombis para ponerse a salvo. Como veis, no es la historia más original del mundo, pero como en tantos otros juegos de estilo retro, la jugabilidad es lo que cuenta.

El aspecto gráfico es, como no podía se de otra forma, de un pixelado que nos lleva a la época de los 8 bits, como si volviéramos a nuestra Nintendo clásica a jugar con una versión arcaica del ‘Left 4 Dead’. El juego es de fácil manejo (combina teclado con ratón), adictivo y combina el estilo arcade con la exploración del escenario, así como el reavituallamiento en las diferentes tiendas que vamos encontrando por el camino.

Dead Pixels‘Dead Pixels’ permite tres modalidades de juego: modo historia normal, cooperativo (aunque desde el mismo ordenador) y modo supervivencia (también con opción a cooperativo), centenares de objetos y tipos de armas que recoger, vender y comprar, y un diseño del escenario urbano que es siempre aleatorio, lo que prolonga la jugabilidad del juego al no encontrarnos con dos partidas iguales.

A mí me ha parecido un juego divertido, bonito (tengo corazón old-school) y barato. Así que no sé qué más queréis. Está disponible para PC y Xbox, y aunque en la web oficial podéis encontrar la forma de comprarlo, yo destacaría el hecho de que el juego se encuentra actualmente en la plataforma Steam de rebajas por sólo 1,99€ hasta el 5 de enero. ¡Yo de vosotros correría como alma que se lleva el zombi!

Web oficial | Dead Pixels
En ZonaFandom | ‘Maldita Castilla’, homenaje patrio a ‘Ghost’n’Goblins’

Etiquetas

Josep Oliver @cisnenegro

Lector todoterreno, filólogo de vocación, actualmente profesor de Literatura en Secundaria. En esto del cómic he intentado tocar todos los palos: en el teórico, he escrito diversos artículos académicos; en el práctico soy coautor del cómic “El joven Lovecraft”, y como crítico y divulgador de cómic escribo en varias publicaciones. Mantengo el blog Cisne Negro desde hace más de diez años.

Compartir este Artículo en