‘Zombie Cherry vol.1’, extraña mezcla

Es algo que sabemos de sobra. Los zombies están de moda —de hecho, había toda una explicación sociológica por ahí acerca de porqué los muertos vivientes habían resurgido de la manera que lo habían hecho en relación a los tiempos de crisis que llevamos arrastrando desde hace una década—. Tan de moda están, que uno ya empieza a estar cansado de encontrárselos en todas partes. Es más, tan cansado estoy ya, que hasta llevo tiempo deseando que Robert Kirkman —al que podríamos señalar como principal y temprano instigador de este resurgir— de finiquito a ‘The Walking Dead’ y cierre la longeva serie antes de que, como ya hemos atisbado otras veces, se vaya definitivamente a tomar viento.

Fiel y puntual reflejo de las tendencias —y generador de las mismas a su vez—, mucho es el sesgo del manga que se ha hecho eco de la temática zombie aunque, hasta donde mis escuetos conocimientos del cómic venido del lejano oriente alcanzan, creo que nunca —y, si no es así, por favor, corregidme— ha sido a través de un género tan alejado del terror como es el shojo. De tan extraño maridaje surge ‘Zombie Cherry’, una historia que nos presenta a Miu, Haru y Tôno, tres estudiantes de instituto que conforman un singular triángulo amoroso —algo más que habitual en el shojo—: Miu está enamoradísima del misterioso Tôno; Haru, amigo de toda la vida de Miu, bebe los vientos por ella y el tercer vértice es un auténtico enigma. En tan arquetípica fórmula, que hemos visto utilizada hasta la saciedad por el manga, Shoko Conami introduce una poción regeneradora de células que, ingerida de golpe por la protagonista, hace que se convierta en un zombie y, por supuesto, comiencen sus problemas.

Pero lo cierto es que, más allá del puntual chiste o la momentánea acotación acerca de la condición de muerta viviente de Miu, ‘Zombie Cherry’ se ajusta tanto a los patrones del shojo que no ofrece nada novedoso o de interés, una carencia a la que se suma lo paupérrimo de las formas gráficas de Conami: la mejor forma de definir su dibujo es decir que es “típicamente japonés”, si es que dicha expresión tiene algún sentido, claro. Para este redactor, el calificarla así implica que la artista se preocupa poco o nada por concretar unos fondos que nos sitúen en la acción, que desdibuja a sus personajes, que carga las viñetas en numerosas ocasiones con líneas cinéticas que no tienen por qué venir a cuento y que hace gala de una narrativa por momentos confusa que no ayuda a levantar la mediocre sensación que uno se lleva de la lectura.

Zombie Cherry vol.1

  • Autores: Shoko Conami
  • Editorial: Fandogamia
  • Encuadernación: Rústica con sobrecubiertas
  • Páginas: 188 páginas
  • Precio: 7,12 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.