Wataru Yoshizumi invitada (también) al Salón del Manga

Wataru Yoshizumi Marmalade Boy

A falta de poco más de una semana para que el XVI Salón del Manga de Barcelona abra sus puertas el viernes la gente de Ficomic sigue enviándonos notas de prensa con ese goteo incesante que han sido (y están siendo) los autores invitados a esta edición. ¿La última incorporación? La autora manga shojo Wataru Yoshizumi.

Wataru, que nació en Tokio en 1963, es de sobra conocida por los aficionados españoles gracias a que su obra ha sido ampliamente editada en nuestro idioma y a que títulos como ‘Marmalade Boy’ (aka ‘La Familia Crece’) fueron un auténtico bombazo en la televisión nacional. Junto al manga de este, ‘Quartet Game’, ‘Porque me gustas’, ‘Random Walk’, ‘Solamente tú’, ‘Somos chicos de menta’ o los recientes ‘Cherish’ y ‘PxP’, han sido editados por Planeta DeAgostini; quien, coincidiendo con el Salón, publicará el especial ‘Spicy Pink’, protagonizado por una mangaka y un doctor bastante impertinente.

Pero hagamos recuento una vez más (y van…). Junto a Yoshizumi tenemos a los mangakas Izumi Matsumoto (‘Kimagure Orange Road’), Hideshi Hino (‘Historias de la Máscara’) y Kayono (‘Lovenista’), el director y guionista Kenji Kamiyama (‘Ghost in the Shell: Stand Alone Complex’), el director de cine Takashi Shimizu (‘Ju-on’) y la cantante japonesa de pop-rock Yuuki. Como veis, La Farga de L’Hospitalet se transformará del viernes 29 de octubre al lunes 1 de noviembre en el epicentro del manganime mundial.

Más información | Ficomic

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en