Un otaku destruye sus tomos de Kannagi porque es posible que Nagi no sea virgen

Nagi antes

Cuando piensas que los japos no pueden darte más sorpresas, te enteras de una noticia que te hace cambiar de opinión. Si hace poco hablábamos de los otakus que habían escrito una propuesta al gobierno para legalizar los matrimonios con personajes 2D, ahora nos encontramos con la iracunda reacción de un lector de Kannagi ante la posibilidad de que su protagonista no sea virgen.

Kannagi es un manga de Eri Takenashi que cuenta la historia de Nagi, una diosa que tiene la misión de limpiar las impurezas del mundo. El caso es que en el arco argumental que se está desarrollando ahora mismo en Japón se repasa la relación de Nagi con su antiguo novio, unos hechos que ocurrieron antes de la cronología que ha seguido hasta ahora el manga. En vista de los acontecimientos, muchos aficionados pusieron el grito en el cielo al plantearse la posibilidad de que Nagi le hubiera dado al yambo-mambo con el susodicho.

A parte de e-mails y comentarios airados, uno de estos otakus decidió realizar un sacrificio público que sirviera de escarmiento a todo aquel que ose profanar la inocencia de este personaje. Para ello, destruyó sin piedad su colección de tomos de Kannagi y publicó en la red el resultado. En el encabezado de este post podéis ver el antes, a continuación tenéis el después.

Nagi despues

No me extrañaría nada que este otaku andara metido en lo de la petición de matrimonios bidimensionales. Así sería comprensible su enfado: tanta lucha por conseguir legalizar un amor incomprendido y luego resulta que la novia te llega usada (y bien usada). En fin, cada cual con su locura, pero si supiera los precios que tienen los mangas aquí en España, no los habría destruido con tanta alegría.

Vía | Mundo H y Sankaku Complex

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en