‘Tsumitsuki’, los espíritus devoradores de culpa

tsumitsuki

‘Tsumitsuki’ es la primera obra larga del mangaka Hiro Kiyohara, recogida en un volumen autoconclusivo publicado por ECC Ediciones. Las criaturas a las que hace referencia el título son unos espíritus que se alimentan del sentimiento de culpa de los seres humanos, cuando les remuerde la conciencia tras haber cometido alguna falta. En un mundo como el nuestro, estas entidades no deberían pasar mucha hambre que digamos, si bien es cierto que no todos aquellos que cometen alguna maldad se arrepienten posteriormente de sus actos. Una premisa argumental como esta, por fantasiosa que resulte, puede dar pie a que el autor explore el lado más oscuro del comportamiento humano, y eso es precisamente lo que hace Kiyohara, concentrándose específicamente en el mundo de la adolescencia. Gracias a eso no estamos ante el típico manga de peleas sobrenaturales con espíritus malintencionados y protas con pinta de emos.

A lo largo de estas páginas, la amenaza de los tsumitsukis se convierte en una excusa para abordar —con cierta crudeza, aunque sin excesiva profundidad por cuestiones de espacio— temas como el maltrato escolar o el que se produce en el seno de la familia, así como la soledad de las víctimas o los remordimientos de los agresores. El manga está dividido en cuatro capítulos, cada uno de los cuales está protagonizado por un personaje diferente. Todas son chicas, estudiantes de secundaria, cuyos pasos se cruzan en un momento dado con el personaje que sirve como eje conductor de la trama: Kuroe, un joven que vive en un templo sintoísta en compañía de un zorro y que a la postre resulta ser un cazador de tsumitsukis. Lo más llamativo del tema es que, aunque se encarga de eliminar a estas maléficas criaturas, en el fondo le interesa que sigan existiendo, ya que de lo contrario perdería su sustento. Por ello se convierte en un personaje ambiguo e interesante, con el que cuesta discernir si sus intenciones son buenas o malas. La obra no es lo bastante larga como para explorar a fondo su personalidad, pero lo cierto es cuando Kuroe está por medio nos encontramos con algunos de los mejores momentos de este manga. Esto incluye también el capítulo extra que se incluye al final, donde conocemos más detalles sobre sus orígenes.

Por lo demás, la trama avanza entre secuencias de acción y pasajes con una mayor carga psicológica. Se nota que el autor, cuando se publicó ‘Tsumitsuki’ allá por 2009, todavía estaba asentando su estilo, ya que al dibujo le falta garra y personalidad (aunque tiene una atmósfera siniestra bastante conseguida, y sabe jugar bastante bien con los claroscuros) y la estructura de cada capítulo es demasiado parecida a la de los demás. A pesar de todo, Kiyohara apuntaba maneras en estas páginas y consiguió sacarle bastante partido a una premisa que tampoco es especialmente original. A poco que haya pulido sus cualidades en sus obras posteriores, será motivo suficiente para volver a asomarnos a alguno de sus trabajos.

Tsumitsuki

  • Autor: Hiro Kiyohara
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Rústica con sobrecubiertas
  • Páginas: 192
  • Precio: 7,95 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.