¡Toto!: The Wonderful Adventure

¡Toto!: The Wonderful Adventure

Espantapájaros (Kakashi en japonés) es un huérfano que vive en una remota isla. Cada día desde que fue abandonado intenta escapar de la isla y así seguir los pasos de su padre, una obsesión que le viene de la frase «el mundo es muy grande» escrita por este en su diario. Al ver un zepelín aterrizando en la isla a causa de un problema con el motor, nuestro protagonista intenta convencer a la tripulación para que le deje subir pero al final lo consigue colándose justo en el momento del despegue.

Con la suerte que le caracteriza, justo en el momento en el que descubre a un perro con un misterioso collar mientras se escondía, la nave es atacada por la banda de los Manchicken. La banda empieza a echar por la borda a todo el mundo incluido a Espantapájaros pero en ese momento, el perro se transforma en un monstruo y se salvan de caer al mar. Tras presenciar esto, y en vista de la determinación del chico, el jefe de la banda decide darle una oportunidad, sin embargo este no será el fin de sus problemas.

Justo cuando había logrado entablar una relación con la banda, la nave es atacada viendose obligados a saltar para salvar el pellejo. Al aterrizar se encuentra con la que se convertirá en su principal compañera de viaje, Dorothy, una gran luchadora de artes marciales que decidirá bautizar al perro con el nombre de Toto y comenzar así con sus locas aventuras.

¡Toto!: The Wonderful Adventure

Nos encontramos ante el típico shonen en el que puedes encontrar aventuras, peleas, acción y grandes risas tanto en lo absurdo de algunas situaciones como en las peleas tontas entre los personajes principales. En parte puede recordar a las aventuras de Monkey D. Luffy en One Piece debido a la cantidad de personajes extraños que se encuentra y otras veces el diseño del personaje recuerda a Calvin de la tira cómica Calvin y Hobbes tanto por la forma de la cabeza del prota como por sus expresiones.

El autor Yu-Ko Osada ha sabido crear unos buenos personajes para equilibrar la historia ya que a pesar de que Espantapájaros es el típico chaval con unos cansinos y nobles ideales, a través del viaje conoce a personas como Dorothy, el mecánico humorista (con poca gracia) Noel o la investigadora de WITCH de la zona norte Paisley que aportan dinamismo. Y si, ya se que la mayoría de nombres de la historia está relacionado con El Mago de Oz pero aunque la historia en su conjunto guarda algunos parentescos con la de esta otra obra, ningún personaje tiene la más mínima relación con su homónimo. Vamos, yo al menos no recuerdo a Dorothy en la película dando ostias como panes o que Toto se transformase en un monstruo.

Pero no todo son cosas buenas. La historia tarda bastante en arrancar durante los primeros capítulos y luego, en los tres últimos del último tomo, intentan cerrar la historia de un modo demasiado apresurado. Es una pena este final forzado ya que la historia tal cual ha ido avanzado durante los cinco tomos tenía muy buena pinta y podría haber dado bastante más de si.

Respecto a la edición de este manga, ya le vale a Planeta. La de 20th Century Boys tampoco es que sea una maravilla pero al menos es correcta y no como en este caso que no hay por donde cogerla. El primer tomo me vino sin un pedazo de hoja y eso que venía envuelto en plástico. Tuve suerte y me lo descambiaron por otro que tenía la contraportada muy arrugada pero el resto bien así que lo di por bueno hasta que cuando fui a leerlo vi que, en ocasiones, las palabras en las viñetas se cortan por los bordes y otras veces apenas se pueden leer debido a la encuadernación. ¿Tanto cuesta dejar un margen decente o hacer un control mínimo de calidad? Para colmo, el papel está reciclado y aunque esto a mi no me molesta, que le pregunten a Panini y la cantidad de quejas que recibió al principio de publicar Ichigo 100% por el papel.

Etiquetas

HAL 9000 @

Compartir este Artículo en