‘Toriko’, un shonen que no cuaja en su recta inicial

Toriko Planeta DeAgostini

A la hora de ponerse a preparar un shonen hay que tener una serie de ingredientes básicos como punto de partida. Entre ellos, un protagonista llamativo y carismático que capte la atención desde el primer vistazo, y una ambientación acorde que pique la curiosidad del lector, que lo anime a descubrir el universo imaginado por el autor. Una lección que parece tener bien aprendida Mitsutoshi Shimabukuro, el creador de este ‘Toriko’ que hoy nos ocupa, y cuyos dos primeros tomos acaban de desembarcar en España de la mano de Planeta.

Toriko es precisamente el ingrediente principal, un prota musculoso y zampabollos que se gana la vida y los garbanzos ejerciendo como cazador gourmet; esto es, un cazador especializado en capturar los animales más raros y peligrosos del mundo con los que preparar después suculentos platos. Toriko está construido a partir de retazos de los típicos héroes de la Shonen Jump, ya sea en lo que respecta a su insaciable apetito como a sus técnicas y ataques especiales, así como en el hecho de contar con el típico secundario que ejerce como contrapunto humorístico, en este caso el joven chef Komatsu, que lo acompaña en sus viajes.

En lo que respecta a la ambientación, el autor nos sumerge en una época conocida como Era Gourmet, en donde la comida y los sabores nuevos son la prioridad número uno. Los alimentos se cotizan a precio de oro y se comercia con ellos en lugares como el gigantesco Mercado Central Gourmet. Lo más divertido de esta ambientación, y lo que sin duda da más juego, son los extrañísimos animales que pululan por estas páginas, desde el mono trol hasta el atún calamar, pasando por el murciélago mariposa y la ballena fugu.

Llegados a este punto de la receta, ya solo falta aderezar con un puñado de secundarios y rematar con las motivaciones del protagonista, que hacen avanzar la historia. De lo primero, además del citado Komatsu, se encargan otros personajes como Coco (otro cazador gourmet) y algún otro ocasional que de momento no se han dejado ver mucho. En cuanto a las motivaciones, lo principal para Toriko es configurar su menú de ensueño, al que irá sumando platos según avancen sus aventuras. Una finalidad que tiene su gracia, aunque la veo algo traída por los pelos.

Toriko Mitsutoshi Shimabukuro

Con todo esto sobre la mesa me papeé los dos primeros tomos de la serie y, la verdad, me he quedado un poco a medio gas. Mientras que el planteamiento tiene atractivo y potencial, es en la ejecución donde el autor no termina de darlo todo. Para mí el principal problema radica en el ritmo, pues aunque la obra tiene bastante acción, las campañas se me hacen demasiado largas. Especialmente la caza de la ballena fugu, que ocupa todo el segundo tomo y se acaba haciendo un poco coñazo. Tratándose de los primeros pasos de una serie, lo suyo sería crear muchas más situaciones, presentar más personajes, enfrentar al prota a más misiones, para así dejarnos atisbar su potencial. Aquí, sin embargo, se me ha terminado por hacer repetitivo.

Otro problema que encuentro es que cuesta empatizar con Toriko más allá de que nos llame la atención su aspecto y su comportamiento. Una de las razones radica en que ninguna misión se le complica, por mucho que el autor intente darnos una falsa sensación de intriga en algunos momentos, como cuando dice algo en plan: “vaya, las probabilidades de cazar a este bicho son del 0,1%. ¿Qué pasará?”. Eso no funciona, porque la sensación de peligro y emoción se esfuma enseguida.

Por último, le falta terminar de superar los tópicos habituales del shonen, o al menos, darles su propia vuelta de tuerca. Tópicos que no encontramos solo en los argumentos, sino también en su apartado gráfico. Entiendo que son apenas los dos primeros tomos de una serie que ya lleva 20 en Japón, pero con tanto manga en las estanterías, hay que saber destacar cuanto antes para que el lector no se escape a otras obras mejores. A mí, al menos, de momento me da pereza seguir con ella.

FICHA TÉCNICA: Toriko (Tomos 1 y 2)
  • Autor: Mitsutoshi Shimabukuro
  • Editorial: Planeta
  • Encuadernación: Rústica con sobrecubiertas
  • Páginas: 208 por tomo
  • Precio: 9,90 euros (pack de dos tomos)
Review de los dos primeros tomos de Toriko

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en