‘Thermae Romae’, un curioso manga sobre el placer de bañarse en público

thermaeromae01 Entre las novedades de Norma para el reciente Salón de Barcelona se encuentra ‘Thermae Romae’, una obra de Mari Yamazaki, mangaka asentada actualmente en Portugal. La historia nos remite a la Roma del siglo II d.C., época en la que el imperio era regido por Adriano. En ese contexto conocemos a Lucius Modestus, un arquitecto al que han abandonado las musas y que no encuentra inspiración para conseguir que los constructores acepten sus diseños.

Siguiendo el consejo de su amigo Marcus, decide acudir a las termas públicas para relajarse y despejar la mente. Cuál no sería su sorpresa cuando, a través de un túnel que se extiende por debajo de las termas, acaba apareciendo en unos baños públicos del Japón actual. Lucius se queda alucinado con los avances tecnológicos que encuentra allí y aprovechará muchas de esas ideas para adaptarlas a las termas de su propio tiempo. De esta forma, poco a poco se irá granjeando una notable reputación como arquitecto innovador. La estructura de este primer capítulo se repite más o menos al pie de la letra en los demás que componen este tomo. Lucius recibe algún encargo complicado relacionado con las termas, viaja accidentalmente al presente y aprovecha lo aprendido allí para concluir con éxito sus diseños.

Como véis, se trata de una premisa de lo más original, que además resulta muy divertida en su desarrollo. Sobre todo en momentos tan hilarantes como cuando Lucius descubre estupefacto los inodoros con música de los japoneses, de esos que además lanzan un chorrito de agua para limpiarte el culo. Por supuesto, el personaje no tiene ni idea en ningún momento de que ha viajado al futuro, sino que piensa que se encuentra en las termas de los esclavos y siente herido su orgullo de romano al ver lo avanzada que está esa civilización de, como él los llama, “caraplanas”.

Otro punto interesante del manga es la documentación realizada por la autora, que nos permite conocer muchas cosas sobre las costumbres romanas y japonesas, sobre todo en las referidas a la higiene. Así, encontrarás respuesta a preguntas que nunca te habías hecho, como qué herramientas usaban los romanos para exfoliarse o qué son las cabañas ondoru niponas. Además, al final de cada capítulo se incluye un pequeño texto de la autora en donde da más detalles sobre el proceso de documentación, reflexiona sobre la cultura higienística de ambas culturas y adereza el resultado con unas cuantas fotografías.

thermaeromae02

En el aspecto negativo, destacaría el excesivo uso de expresiones latinas en los diálogos. Expresiones como carpe diem, ínter nos o vox populi, que más que crear ambientación, en muchos momentos parecen metidas con calzador. Otro detalle es el uso de la misma estructura en todos los capítulos, algo habitual en muchos mangas, por otra parte. De momento no cansa, y la originalidad de la propuesta hace que te leas el tomo con verdadero agrado, pero según avance la colección deberá superar el difícil reto de no terminar convirtiéndose en una lectura repetitiva.

Sea como sea, os recomiendo la lectura de este primer tomo de ‘Thermae Romae’ porque seguro que no habéis leído nada tan curioso en mucho tiempo. Su trasfondo histórico es muy interesante y las peripecias de Lucius en el Japón contemporáneo tampoco tienen desperdicio. Queda por ver qué tal va evolucionando (de momento, en Japón se han publicado cinco tomos recopilatorios), pero por ahora tengo mucha curiosidad por seguir con la serie.

Nota mental: nunca pensé que me gustaría un manga con más tíos en pelotas por página que un yaoi. Qué cosas…

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario