Susurros del Corazón [Especial Studio Ghibli]

Dirigida por Yoshifumi Kondo con guión y storyboards de Hayao Miyazaki, ‘Susurros del Corazón’ (Mimi wo Sumaseba, 1995) es sin duda una de las películas más entrañables y mágicas del Studio Ghibli, una maravillosa obra acerca del primer amor en el que la fantasía, contenida en la imaginación de la joven protagonista, cede su espacio a una historia costumbrista en la que el sentimiento y la nostalgia se adueñan de nosotros.

Shizuku Tsukishima, una estudiante de secundaria con una gran afición por la lectura, descubre que en las fichas de los libros que coge de la biblioteca aparece siempre el nombre de otro estudiante, Seiji Amasawa. Shizuku empieza a sentir una curiosidad irrefrenable por averiguar la identidad de este chico y un día, mientras sigue a un misterioso gato hasta una tienda llena de antigüedades, se sorprende al descubrir que pertenece al abuelo de Seiji y que este trabaja en ella como aprendiz en la fabricación de violines persiguiendo el sueño de viajar a Italia para convertirse en un gran Luthier. Shizuku, que hasta ese momento no se había planteado lo que quería hacer de mayor, decide tomar ejemplo de Seiji y esforzarse en encontrar su auténtica vocación.

La relación de ambos jóvenes, lejos de responder a las clásicas y manidas premisas de la mayoría de películas sobre romances adolescentes, huye de los clichés, el falso sentimentalismo y el melodrama de otras producciones para ofrecernos un relato con personajes honestos, tiernos y sinceros realmente conmovedores. Con esta frase, la mitad de los tipos duros lectores de Zona Fandom que no salieron huyendo tras leer en voz alta el título, ‘Susurros del Corazón’, estarán pensando en hacerlo, pero comenterían un terrible error. No hace falta ser una ingenua adolescente para disfrutar de esta película y cualquier persona con un mínimo de corazón se descubrirá a si misma recordando aquella etapa de su vida a través de la diáfana mirada de Shizuku.

Tan sencilla como emotiva, la película pertenece sin lugar a dudas al olimpo de las mejores obras del estudio. Su animación, magnífica en todos los sentidos pero particularmente brillante al retratar los paisajes de la típica ciudad japonesa, se ve reforzada por una banda sonora a la que le debemos una de las escenas más dulces que recuerdo (gran elección la de Country Road).

Puede que ‘Susurros del Corazón’ no sea perfecta, pero como en las relaciones que merecen la pena, esto no evitará que caigamos completamente enamorados de ella.

La muerte de Yoshifumi Kondo

El director de ‘Susurros del Corazón’, Yoshifumi Kondo, fue uno de los principales animadores del estudio y amigo íntimo de Isao Takahata y Hayao Miyazaki desde que empezaron a trabajar juntos en animes como ‘Lupin III’, ‘Ana de las Tejas Verdes’ o ‘Sherlock Hound’. Tras dirigir ‘Susurros del Corazón’ en 1995, todos esperaban que se sumase al dúo formado por Miyazaki y Takahata empezando a dirigir más películas para Ghibli de forma regular, pero desgraciadamente murió el 21 de enero de 1998, seis meses después del estreno de ‘La princesa Mononoke’ en la que trabajó como director de animación y poco después de que Miyazaki le encargarse realizar otro proyecto juntos.

Kondo murió en el hospital de Tachikawa a la edad de 47 años a causa de un aneurisma provocado por el exceso de trabajo y todo parece indicar que la decisión de Miyazaki de anunciar su retirada estuvo íntimamente ligada a los problemas de salud de su amigo. Afortunadamente, aunque Miyazaki llegó a abandonar Ghibli para empezar a trabajar de un modo mucho más relajado en un nuevo estudio que fundó cerca de este, el estudio Butaya (La casa del cerdo), al final regresó un año más tarde, el 16 de enero de 1999 para dirigir ‘El viaje de Chihiro’ que se estrenaría en 2001 cosechando un gran éxito de crítica y público que le valió el Óscar a la Mejor película de animación y el Oso de oro del Festival Internacional de Cine de Berlín como mejor película.

Algunas curiosidades

  • ‘Susurros del Corazón’ está basada en el manga del mismo nombre de Aoi Hiiragi publicado por Shuueisha en un tomo único. Hiiragi publicó una secuela titulada ‘Shiawase na Jikan’ (Tiempos felices) situada dos años después de que Shizuku y Seiji se conociesen.
  • Se proyectó en cines junto al vídeo musical ‘On Your Mark’ creado por Hayao Miyazaki para el grupo Chage and Aska.
  • Aunque el anime es bastante fiel a la historia general del manga, tiene muchísimas diferencias como que la madre de Shizuku sea originalmente la típica ama de casa japonesa; que Seiji tenga un hermano mayor llamado Kouji que es el novio de Shiho; Seiji tampoco hace violines en el manga, sino que es pintor, y tampoco aparece nada de irse a estudiar al extranjero (a Miyazaki le encantan los artesanos y quería cambiar la historia para que este tuviese que trabajar realmente duro para alcanzar sus sueños); Shizuku no no tiene problemas en la escuela a causa del tiempo que dedica a escribir su historia y no hay ni rastro de la subtrama del examen de ingreso (Shizuku estaba en el primer año de secundaria, no en el tercero); los padres de Shizuku apenas si aparecen; Seiji tan solo le dice “Te quiero” al final en lugar de pedirle a Shizuku que se case con él (algo que en la película está realmente metido con calzador); hay dos delgados gatos negros, Luna y Moon (en español e inglés en la versión original) en lugar del gordo de Moon y pertenecen a Seiji y Kouji (Miyazaki no quería poner otro gato negro en la película puesto que ya tenía a Jiji de ‘Kiki’s Delivery Service’ así que unió los dos gatos en uno y Moon se volvió gordo); el abuelo de Seiji estuvo en Alemania de negocios en lugar de como estudiante y nunca conoció a la mujer que se menciona en la película, la prometida del Barón no estaba terminada aún (en lugar de estar siendo restaurada) y pretendía recogerla en otro viaje que nunca llegó a realizar a causa de la guerra; o que Shizuku viva en una casa unifamiliar como la de Yuko en lugar de un pequeño apartamento.
  • Aunque la película está dirigida por Yoshifumi Kondo, Miyazaki jugó un papel fundamental en la misma ya que además de producirla, también se encargó de escribir el guión y dibujar los storyboards.
  • ‘Susurros del Corazón’ fue la primera película del estudio que utilizó un sistema de composición digital. Concretamente se empleó en la escena del vuelo del Barón de la historia de Shizuku, en la que existen una gran cantidad de elementos que se mueven de forma independiente. Aún así, la animación se realizó de forma tradicional y el ordenador tan solo se utilizó para combinar todos los elementos en una misma toma, imposible de realizar por otros medios.
  • La película también fue la primera en utilizar sonido Dolby Digital en Japón.
  • La historia tiene lugar en la ciudad de Tama al oeste de Tokio, el mismo lugar en el que se desarrolla ‘Pompoko’ y se encuentran los estudios de Nippon Animation en los que Miyazaki trabajó.
  • El mundo imaginario de Iblard creado por Shizuku está dibujado por el artista Inoue Naohisa. Naohisa envió una invitación para una exposición suya a Miyazaki, del que era admirador, y aunque no esperaba que se presentara, este finalmente apareció y compró un cuadro (que está colgado en la pared de la cafetería de Ghibli) que es exactamente como el mundo que aparecería finalmente en la escena de ‘Susurros del Corazón’. Naohisa también trabaja en la película dándole voz a uno de los amigos de Nishi que se unen a la sesión improvisada en la que cantan la canción “Country Road” (el es el más alto). No contento con esto, Ghibli también produciría más tarde un corto de 30 minutos a cargo de Naohisa en 2007, ‘Iblard Jikan’, que básicamente es una historia contada através de los cuadros del artista con pequeñas porciones animadas de forma digital.
  • En la película hay varias bromas internas que hacen referencia a otros trabajos del estudio además de un cartel donde se anuncia a si misma. Así, por ejemplo, en el reloj del péndulo que mira Shizuki está escrito “Porco Rosso”. También, cuando Shizuku va a la biblioteca de la escuela para coger un libro, aparece uno que se llama Totoro, y durante la segunda escena de fantasía aparecen dos pequeños Totoros y Jiji de ‘Kiki’s Delivery Service’.
  • Hablando de Jiji. Durante la producción de ‘Kiki’s Delivery Service’ se discutió acerca de si este personaje podría entrar en conflicto con la compañía de mensajería Kuroneko Takkyubin, que utiliza un gato negro como logo, pero al final todo se resolvió gracias a que la compañía accedió a patrocinar la película. Tras eso, se desconoce si la aparición en ‘Susurros del Corazón’ de múltiples camiones de reparto de Kuroneko Takkyubin (algunos incluso con su logo bien visible) es también una especie de cameo o sencillamente son un reflejo del tono realista de la película, ambientada en los 90.
  • Como decía antes, la proposición de matrimonio de Seiji está introducida de un modo bastante forzado en la trama y aunque en el manga original tan solo dice “Te quiero”, Miyazaki defiende su cambio afirmando que “Yo darle una conclusión, un final diese la sensación de ser definitivo. Demasiados jóvenes de hoy día tienen miedo a comprometerse y retrasan todo indefinidamente. Quería que ellos dos se comprometiesen en algo, no solo un ‘bueno,ya veremos lo que va a pasar’”.
  • La figura del Barón se basa en una real que posee Hiiragi, la autora del manga. La mujer se enamoró de la figura en cuanto la vio pero no podía permitírsela y cuando regresó más tarde a la tienda para comprarla se encontró que ya se había vendido. Sin embargo, resultó que quien la había comprado había sido su novio para dársela como regalo de cumpleaños. Ahora ambos están casados.
  • El grabado que ve Shizuku en uno de los libros de la biblioteca en el que aparece un hombre fabricando un violín en prisión fue realizado por Keisuke Miyazaki, uno de los dos hijos del director y artesano experimentado en la talla en madera.
  • La voz de Shizuku en la versión japonesa la puso Yuko Honna, que en aquella época tenía la misma edad del personaje. Honna también hizo de Taeko (en 5º curso) en ‘Recuerdos del ayer’. Curiosamente, otros actores de doblaje migraron también de ‘Recuerdos del ayer’ a ‘Susurros del Corazón’ como Kazuo Takahashi, la voz de Seiji, que dobló a uno de los chicos de la escenas de la infancia de Taeko, o Yorie Yamashita, la voz de Shiho, la hermana mayor de Shizuku, que también hizo de la hermana mayor de Taeko.
  • En el caso del padre de Shizuku, en lugar de contratar a un actor de doblaje profesional se recurrió a Takashi Tachibana, un periodista muy famoso en Japón. En la película, la verdadera pasión del padre de Shizuku es investigar y escribir acerca de la historia local así que Tachibana prácticamente se interpretó a si mismo.
  • El tema principal de la película es una versión de la canción de 1971 Take Me Home, Country Roads de John Denver, Bill Danoff y Taffy Nivert. La canción no solo es el himno de facto de Virginia Occidental, sino que la NASA la llegó a utilizar para despertar a los astronautas que iban a bordo del transbordador espacial en las misiones STS-5 y STS-41-G. Cuando aparece al principio de ‘Susurros del Corazón’ está cantada por Olivia Newton-John y luego, es la propia Yoko Honna, quien la canta a lo largo de la película y en los títulos de crédito.
  • La canción fue traducida al japonés por la Mamiko Suzuki, la hija de Toshio Suzuki, el presidente del Studio Ghibli y principal productor de todas sus películas. Al principio Miyazaki intentó traducirla por si mismo pero no funcionó así que le pidió a una “joven real” que lo hiciera. Mamiko tenía en aquella época 19 años y Miyazaki tan solo tuvo que pulir un poco su trabajo.
  • La canción Concrete Road está escrita por el propio Miyazaki.
  • El resto de la banda sonora fue realizada por Yuji Nomi, habitual colaborador del genial compositor Ryuichi Sakamoto (‘Honneamise no Tsubasa’, ‘El último Emperador’). Nomi colaboraría más tarde con el spin-off de ‘Susurros del Corazón’, ‘Haru en el reino de los gatos’, así como en cortometraje ‘Kujiratori’ (La caza de la ballena) realizado en 2003 para el Museo Ghibli.

En Zona Fandom | Especial Studio Ghibli

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en