Suisei no Gargantia, volver a empezar

Ledo ha nacido dentro de la sociedad de la Alianza Galáctica, una totalmente militarizada que le arrancaría un aplauso a Aldous Huxley. Ledo es feliz sirviendo como teniente y pilotando a Chamber, su mecha de combate al que da un buen uso ya que la Alianza está en guerra con los Hideauze, una raza alienígena con un asqueroso aspecto similar al de los calamares. Pero, como he dicho, Ledo es feliz en esta guerra. Nació para esta guerra, para servir a su comandante y morir por la Alianza, si fuera necesario. ¿Cómo derrumbas el mundo de alguien como Ledo?

Pues es realmente sencillo. Haz que Ledo atraviese un agujero de gusano junto a su querido Chamber y haz que aparezca en un planeta desconocido cubierto totalmente por agua. Después haz que los habitantes de dicho planeta, humanos, encuentren a Chamber con Ledo en su interior, criogenizado. Y por último haz que despierten a Ledo de su letargo y cuando pregunte dónde está, que le digan “En la Tierra”.

Reconozco que lo único que me atrajo de Suisei no Gargantia en un inicio fue el cuidado diseño y dibujo de sus personajes, algo que Production I.G. siempre procura pulir hasta el punto apropiado. No soy un ferviente fan del género mecha (a lo que pretendo poner remedio), pero tampoco lo rechazo de primeras, y de hecho esta fue la razón por la que decidí ver este anime, dar una oportunidad a un género insigne dentro de la industria del manga y el anime.

La cuestión es que Suisei no Gargantia no se conforma con ser un anime de mechas, relegando a estos a un protagonismo secundario y ofreciéndoles una función de respaldo a la verdadera trama de esta serie. En realidad Suisei no Gargantia se centra en la perspectiva que Ledo tiene del mundo, constantemente en crisis, y como esta choca con la visión que tienen personajes como Amy, la muchacha con la que Ledo tendrá más relación (no en ese sentido, que os veo venir).

Es a causa de este choque cultural que Ledo tendrá que aprender de nuevo a vivir, a comunicarse y a integrarse en una sociedad que no comprende pero por la que siente una insaciable curiosidad y cariño. Por supuesto la historia no navega sólo por historias de color de rosa y personajes con una moral blanca como la sal. Existen diversos conflictos que consiguen conducir a los protagonistas hacia terrenos desconocidos y que ignoraban dentro de su espacio seguro, un cambio básico a la hora de querer contar una historia, que en este caso está realmente bien contada.

Tal como mencionaba al principio, la calidad en el diseño de personajes es altísima y eso hay que agradecérselo a Hanaharu Naruko, mangaka que realiza así su primer trabajo en anime tras realizar varias obras manga, entre ellas algunas hentai y que explica el hecho que las muchachas que pueblan Gargantia estén de muy buen ver y sean tan propensas a sufrir la pluma de los autores de doujinshis.

En los 13 episodios que dura Suisei no Gargantia, Production I.G. nos cuenta una historia tan tierna como clásica, la búsqueda de cada uno por encontrar su lugar en el mundo. Muchas veces se ha visto plasmada esta historia en muchos formatos distintos y bajo muchos contextos distintos, pero no siempre se ha hecho de una forma que llegue y afecte al espectador. Hacerlo en un contexto futurista, con mechas y tecnología oxidada de por medio, creo que añade un plus a las posibilidades de fallar estrepitosamente al desviar la atención hacia donde no toca.

Por suerte, Suisei no Gargantia, consigue un gran equilibrio en su narración y llega hasta donde debe y como debe hacerlo, permitiendo que pasemos un rato bien entretenido mientras tanto.

Suisei no Gargantia

7EEEIH
  • Estudio: Production I.G.
  • Episodios: 13
  • Director: Kazuya Murata (Code Geass, Eureka Seven)
  • Diseño de personajes: Hanaharu Naruko

Etiquetas

Roberto Pastor @Roberto_Pastor

Hijo de Dragon Ball, consumidor de manga y anime junto a otros instrumentos de diversión como el cine y los videojuegos. La treintena me ha traído más sensatez pero no menos diversión, o al menos eso es lo que quiero pensar. Geográficamente me sitúo en San Vicente del Raspeig (Alicante).

Compartir este Artículo en

1 Comentario

  1. Pues a mi me ha decepcionado bastante, tras un buen inicio la serie parece avanzar sin rumbo, más que mezclar géneros parece que los guionistas no sabían por cual género decidirse. A esto le unimos el fanservice que crece a cada capítulo para llegar al momento cumbre de la reina pirata saliendo de su robot, personajes planos y a las ideas desaprovechadas (esa secta a la que apenas se le saca provecho) pues estamos ante un anime muy del montón, al menos en mi opinión.

Deja un Comentario