Satoshi Kon dejó una conmovedora carta para sus amigos y seguidores

Satoshi Kon

La noticia de la muerte de Satoshi Kon ha dejado un amargo sabor de boca en todos los aficionados al cine y la animación. El director de películas tan merecidamente aclamadas como ‘Paprika’ o ‘Perfect Blue’ ha dejado un doloroso hueco en el panorama del anime japonés y la aparición de una carta de despedida escrita por el propio Kon no hace sino remarcar su increíble entereza.

18 de mayo de este año, es un día que no podré olvidar.
Mi esposa y yo hemos recibido el siguiente diagnóstico de un cardiólogo de la Cruz Roja del hospital Musashino:

“El cáncer de páncreas es terminal y se ha producido una metástasis en el hueso. Te queda a lo sumo un año y medio de vida.”
Cuando le expuse mi preocupación por Yume Miru-Kikai al Sr. Maruyama (fundador del estudio Madhouse), dijo, “Está bien. No te preocupes, nosotros haremos lo que sea necesario”.

Lloré.

Lloré mucho.

Con un sentimiento de gratitud por todas las cosas buenas en este mundo, dejo mi pluma.

Bueno, es hora de irse.

Satoshi Kon

Kon tan solo tenía 46 años, una edad que que ya dije cuando conocimos la noticia, es absurdamente temprana. Miyazaki ni tan siquiera habría dirigido ‘Mi Vecino Totoro’, ‘La Princesa Mononoke’ o ‘El Viaje de Chihiro’ de haber corrido la misma suerte así que aunque es imposible saber lo que nos hemos perdido de un director tan extraordinariamente dotado como Kon, sí que podemos honrar su memoria repasando el breve pero valioso legado que nos ha dejado. Estad atentos al próximo especial de Zona Fandom.

PD: Yume Miru-Kikai (The Dream Machine) es la nueva película en al que el director estaba trabajando junto a Madhouse. Fue anunciada en 2008 durante el Tokyo Anime Fair y previsiblemente el estudio completará el trabajo y la estrenará en algún momento de este o el próximo año.

Vía | Mision Tokyo
Carta completa | Japanator

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en