‘Satán 666 vol.1’, siguiendo las reglas

Como podréis imaginar, cuando uno arrastra tras de sí casi tres décadas de lecturas y, añadido a ellas, lleva más de diez años escribiendo sin descanso sobre todo lo que pasa por sus manos, es capaz de ver a la legua ciertas estructuras que se repiten, con sucintas variaciones, en según qué géneros de este vasto mundo que es el noveno arte. De hecho, tanta intensidad ha llegó a adquirir el rastrear tropos y más tropos en cuántos shonen fueron consumidos hace lustros, que, de la misma forma que me pasó con ‘Friends‘ y las sitcom —no soy capaz de ver ni una sola sin compararla con la que, en mi humilde opinión, es la mejor de todas—, dejé de leerlos tras considerar que, leído ‘Dragonball’, leídos todos. Una impresión que llevaba muchos años ahí, sin ser puesta a prueba y que ahora, con este primer volumen de ‘Satán 666‘ ha encontrado refrendo inequívoco.

Firmado por Seishi Kishimoto, hermano gemelo del autor de ese éxito de masas que es ‘Naruto‘ —huelga decir que jamás me he acercado a la longeva serie…más por no casar con mis filias artísticas que por la citada negativa hacia el shonen—, ‘Satán 666’ comienza de manera tan similar a ‘Dragonball’ que este redactor no daba crédito a sus ojos: un chaval de extraño pelo con poderes insólitos que se une a una joven aventurera en la búsqueda de unos artefactos procedentes de una civilización antigua…vamos, que me dicen que es una continuación apócrifa del legendario manga de Akira Toriyama y hasta me lo hubiera creído de no ser porque, tras unos primeros compases que se adhieren de forma muy íntima a lo que planteaba la historia de Goku y Bulma, Kishimoto comienza a separarse de ella para trazar un recorrido que, no obstante, no reserva muchas sorpresas para los que ya estéis fogueados en este rincón del tebeo nipón.

Siguiendo pues los patrones que marcan a fuego a todo shonen que se precie —un protagonista algo ambiguo, una co-protagonista alocada y jovial, enemigos que surgen de debajo de las piedras y que, conforme avanza la trama, son cada vez más poderosos para compensar los propios poderes en aumento del protagonista…y más— y con un dibujo que recuerda tanto a Toriyama como, por supuesto, a ‘Naruto’ —aunque me inclinaría a afirmar que Seishi le gana la mano a su gemelo en este terreno— ‘Satán 666’ se lee con moderado interés y tiene algunas ideas que probablemente lleguen a explotar con cierta intensidad en el futuro de la cabecera —ese Dios que, al igual que el protagonista, está envuelto en ambigüedad—, pero no me veo continuando con ella cuando, en su lugar, podría revisitar ‘Friends’ ‘Bola de dragón’ por enésima vez…¿que no?

Satán 666 vol.1

  • Autores: Seishi Kishimoto
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Rústica con sobrecubiertas
  • Páginas: 408 páginas
  • Precio: 15,95 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz desde que tengo uso de razón. Cinéfilo empedernido desde antes de tener uso de razón. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde antes de la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación y pasión. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar