‘Relatos de Sabu e Ichi’: resolviendo crímenes en el Japón feudal

relatos-de-sabu-e-ichi

‘Relatos de Sabu e Ichi’ fue uno de los mangas más celebrados de Shotaro Ishinomori, autor al que también recordamos por obras como ‘Kamen Rider’ y ‘Cyborg 009’. Es un seinen que comenzó a publicarse en 1966 en la revista ‘Weekly Shonen Sunday’ y que un par de años después cambió de cabecera para engrosar las páginas de ‘Big Comic’, publicación en la que se mantuvo hasta su conclusión en 1972. La edición que nos presenta el equipo de Planeta Cómic se centra en esa segunda etapa y recopila, en un total de cuatro volúmenes, algunas de las mejores historias protagonizadas por este singular dúo.

En muchos sentidos, ‘Relatos de Sabu e Ichi’ es una apuesta ganadora. Para empezar, el manga está ambientado en el Japón feudal, una época que fascina a multitud de lectores por su exotismo, sus costumbres, sus samurais, sus códigos de honor, etc. El autor se sumerge tan a fondo en el retrato de aquella época que muchas de sus páginas, especialmente aquellas que plasman paisajes, parecen grabados ukiyo-e. Hay mucha belleza en las páginas de esta obra, y también mucha crueldad, pues no olvidemos que por aquel entonces se vivían tiempos turbulentos en el país del Sol Naciente. La segunda gran virtud de este manga es su pareja protagonista. De un lado está Sabu, un joven investigador de la policía que resuelve toda clase de crímenes y misterios. Para ello cuenta con la ayuda de Ichi, un masajista ciego pero con un ingenio tan afilado como su espada. Juntos se enfrentan a toda clase de peligros —ya que no faltan escenas de acción a lo largo de este tomo— y durante sus investigaciones nos permiten asomarnos al día a día del Japón feudal, especialmente a su reverso más oscuro, el que propicia los crímenes, robos y asesinatos que nuestros héroes deben resolver.

Las historias recogidas en este primer tomo, titulado ‘Libro del viento’, se publicaron originalmente entre 1968 y 1971. Ese lapso de tiempo nos permite ver la notable evolución del autor al frente de la serie. Todos los capítulos son autoconclusivos: comienzan con un misterio que se resuelve siempre al final. Por esa razón, hay algunos casos —sobre todo los primeros que encontramos en este tomo— en los que el ritmo resulta demasiado acelerado o en donde se suceden varias páginas de explicaciones larguísimas que resultan en una lectura un tanto farragosa. Sin embargo, Ishinomori le acabó cogiendo el tranquillo al ritmo de estas historias cortas, y nos deja capítulos verdaderamente excepcionales como “Dibujos de primavera”, “Fragor del mar”, “El gélido viento que anuncia el invierno” y, sobre todo, “El sonido del verano”, una historia que apela a todos nuestros sentidos, especialmente el del oído, con una belleza excepcional. En estas páginas también se percibe la influencia de los seinen de Osamu Tezuka, tanto en el dinamismo de sus composiciones de página como en el diseño de los personajes o en la apabullante sensación de movimiento que se percibe en las viñetas de acción.

Una obra excepcional de un autor que, pese a ser poco reconocido en España, es todo un clásico del cómic japonés. Misterio, acción, intriga y algunos toques de humor, todo ello enmarcado en el evocador período Edo. Como decía hace unas cuantas líneas, una apuesta segura para tu estantería.

Relatos de Sabu e Ichi Vol. 1: Libro del viento

  • Autor: Shotaro Ishinomori
  • Editorial: Planeta Comic
  • Encuadernación: Rústica con sobrecubiertas
  • Páginas: 384
  • Precio: 18,95 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.