Porco Rosso [Especial Studio Ghibli]

Cuando pensamos que es muy improbable que vaya a ocurrir un hecho determinado, se suele decir que ocurrirá «cuando los cerdos vuelen». Pues bien, como la palabra imposible no existe en el vocabulario de Ghibli, este rosado y rechoncho animal no sólo consiguió volar, sino también expresarse con fluidez, tener romances apasionados y una valentía a prueba de bombas. Esto y más es lo que encontramos en el protagonista de ‘Porco Rosso’, la divertidísima película estrenada en 1992.

La historia se sitúa en diversas localizaciones del mar Adriático en la década de los años 20. Porco Rosso es un experimentado piloto que trabaja como cazarrecompensas, enfrentado continuamente a una banda de barbudos piratas que, aunque le metan en más de un apuro, no tienen tan mal corazón como cabría esperar. Porco es un lobo estepario, un veterano de la Guerra Mundial con un pasado del que quiere huir a toda costa.

Las noches las pasa bebiendo en el bar del hotel Adriano, al que también acuden todos los maleantes aéreos de la región. Allí actúa Gina, una célebre cantante que está secretamente enamorada de Porco, aunque él siempre la evita por temor a que pueda perderla como a tantas otras personas. Una noche, en ese mismo lugar, se encuentra con el piloto norteamericano Donald Curtis, que ha sido contratado por los piratas del aire. El enfrentamiento entre ambos será uno de los puntos álgidos de la cinta, pero ni mucho menos el único punto de interés.

Y es que lo principal de la película, al margen de las preciosas imágenes del vuelo del hidravión de Porco y de las escenas de acción, es el retrato psicológico del protagonista. Por un lado, las cicatrices que le quedan del pasado, producidas por una escena que descubriremos ya bien adentrados en el metraje. Y por otro, las viejas sensaciones que vuelven a despertarse en él cuando conoce a Fio, una muchacha que es la nieta del dueño del taller al que lleva siempre su hidroavión. La joven se encargará de reparar la aeronave para el enfrentamiento con Curtis y supondrá una reivindicación del trabajo de las mujeres en tiempos de guerra.

Son, por tanto, varios los temas que encontramos en esta película. Para empezar, el alegato pacifista que siempre suele aparecer en las producciones de Ghibli. Sin necesidad de alcanzar la crudeza de ‘La tumba de las luciérnagas’, ‘Porco Rosso’ también nos habla de los horrores de la guerra y de los efectos que produce en las personas que participan en ella. También está el tema del amor, un amor que no llega a ser tormentoso pero sí muy complicado, ya que tanto Gina como Porco han perdido a demasiados seres queridos en los últimos años, y es posible que una nueva relación sólo consiga hacerles más daño.

Por último, está el hecho de que Porco se haya convertido en cerdo. Para muchos, es una especie de alegoría de su pesimismo frente a la humanidad, de su deseo por apartarse de ella. Unos pensamientos que van evolucionando a la par que la historia, y que desembocan en un final abierto que, a pesar de todo, apunta a una reconciliación con todo aquello de lo que llevaba huyendo durante años.

No seré más explícito para no destripar las sorpresas que nos tiene guardadas la trama. Baste decir que es una cinta cargadas de mensajes interesantes, llena de humor y con algunas de las imágenes más hermosas que han salido de las entrañas del Studio Ghibli.

Algunas curiosidades

* En un principio, la película estaba pensada para ser un mediometraje de 30-45 minutos, destinado a proyectarse en los vuelos de Japan Airlines. A medida que Miyazaki dejó volar su imaginación, la historia fue creciendo hasta alcanzar el resultado que conocemos hoy. También influyó en este cambio el hecho de que estallara la guerra civil en la antigua Yugoslavia.
* La película está inspirada en el manga ‘Zassou Note, Hikoutei Jidai’ (La era de los hidroaviones) que Miyazaki serializó en ‘Model Graphix’.
* El nombre real del protagonista, Marco Pagot, es un homenaje a los hermanos Pagot, famosos dibujantes italianos que diseñaron a Calimero y colaboraron con Miyazaki en la creación de la serie de anime de Sherlock Holmes.
* El avión de porco es un Savoia S.21, un modelo que existió en la realidad, aunque su aspecto era totalmente diferente. Para diseñarlo, Miyazaki se inspiró en una aeronave que vio de niño.
* ‘Mamma aiuto’, que así se llama la banda de los piratas, es una expresión coloquial italiana que quiere decir ‘¡Socorro, mamá!’
* La canción que canta Gina en el bar es ‘Les Temps de Cerises’ (La temporada de las cerezas), en la que se habla de la comuna de París.
* El motor del hidroavión reparado de Porco lleva escrito el nombre de Ghibli. En otra escena, cuando Porco y Fio huyen en coche de sus perseguidores, al doblar una esquina pasan al lado de la Pensione Ghibli.

En Zona Fandom | Especial Studio Ghibli

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en