Por qué odio a… Shinji Ikari

Shinji Ikari

Hace tiempo comenté fugazmente, mientras rememoraba mis diez openings anime favoritos, que Evangelion era una serie que realmente no me cayó muy en gracia. De hecho, he llegado a detestarla bastante y considerar que está muy sobrevalorada. No es mi intención reanimar ahora la polémica entre seguidores y detractores de este anime, cada uno tiene sus gustos y son perfectamente respetables.

Aquí quiero hablar hoy sobre uno de los personajes clave de la serie. Uno de los pilares de Evangelion, que en gran parte culpable de que sólo haya visto una vez los 26 capítulos de la serie (la películas puede que las vea si se me cruzan los cables) y no tenga en absoluto ganas de volver a verlos. Sobre todo si añadimos aquellos dos capítulos finales que fueron una auténtica tomadura de pelo. Sí, ya sé que el verdadero final se muestra en las películas, pero no se puede negar que esos dos episodios fueran penosos por si solos.

Pero no nos desviemos y pongamos nombre y apellido al problema: Shinji Ikari. El pobre Shinji (en realidad siento pena por él) es el colofón del sometimiento y la lentitud. Nunca antes de conocerlo, había visto a un muchacho más inhibido y con tan poca capacidad de reacción ante lo que le rodea. Y lo que le rodea no son precisamente problemas con las chicas de su instituto (que también se luce en ese aspecto el campeón), sino la asignación de una tarea titánica, controlar el EVA 01 para combatir la amenaza de los Ángeles.

Poneos en situación. Vuestro padre os abandonó cuando erais muy pequeños justo al mismo tiempo que vuestra madre fallece. Una putada en toda regla, pero tiene la ventaja (por así decirlo) de que los dos traumas os alcanzan a una edad en la que el ser humano es bastante inconsciente de su entorno. Se puede remontar el vuelo. No es fácil, pero es muy posible.

Shinji Ikari

Evidentemente, y poniéndome en su lugar, guardaría un gigantesco rencor hacia su padre, el cual, con toda la jeta desde aquí a Pekín le hace llamar para pedirle que sea el piloto del EVA 01, pero no con buenas maneras, sino con toda la chulería que se le puede conferir a un ser humano. ¿Y Shinji dice que no? Que va. Simplemente se enfunda su terso traje de piloto y sale a cazar al primer Ángel de la lista. A eso lo llamo yo capacidad de decisión y autoestima.

Shinji no confía en nadie ni busca ayuda en los demás. Él se traga sus penas y les da mil vueltas en sus interminables paseos en tranvía. No habla prácticamente nada. Le puedes dar un puñetazo en la nariz y él simplemente se quedará mirando el cielo y pensando “¿Por qué me ha pegado? ¿He hecho algo mal? ¿A qué huelen las nubes?”.

Su incapacidad de reacción tiene como otro daño colateral sus relaciones amorosas, las cuales bailan entre la indecisión y su pavor al género femenino. Sólo hay que recordar que acaba en los brazos de Kaworu, prácticamente dejándose llevar. A veces es bueno dejarse hacer (no saquemos el chiste fácil) pero de ahí a ser un maniquí que simplemente responde a una de cada cinco preguntas, hay un trecho que da vértigo.

No os voy a decir ahora que os alejéis de Evangelion como de la peste. Vedla y opinan por vosotros mismos. Tiene algunos momentos y personajes realmente buenos, pero elementos como Shinji Ikari hacen que, para un servidor, esta serie esté guardada en un cajón de mi memoria que no me apetece volver a abrir de momento.

En Zona Fandom | Todo sobre Evangelion

Etiquetas

Roberto Pastor @Roberto_Pastor

Hijo de Dragon Ball, consumidor de manga y anime junto a otros instrumentos de diversión como el cine y los videojuegos. La treintena me ha traído más sensatez pero no menos diversión, o al menos eso es lo que quiero pensar. Geográficamente me sitúo en San Vicente del Raspeig (Alicante).

Compartir este Artículo en