La Princesa Mononoke [Especial Studio Ghibli]

Con ‘La Princesa Mononoke’ (Mononoke Hime, 1997), Hayao Miyazaki vuelve a tomar la batuta de director, quizás para transmitir al máximo todos los matices de su guión. No en vano, su implicación en este proyecto fue tal que le llevaría a replantearse su forma de acometer los proyectos, terminando completamente agotado.

La historia, que rezuma épica y folclore, se ambienta en el periodo Muromachi (1336-1573), y cuenta el relato de la lucha mística entre los humanos, señores de la forja y el hierro, y los Dioses Animales del Bosque, la fuerza misma de la naturaleza.

El nombre de la película procede del título honorífico por el que es conocida San, Princesa Mononoke, criada entre los espíritus del bosque por la diosa loba Moro. La humana, que desde la cuna ha vivido entre los espíritus de la naturaleza, será una de las mayores bazas de los Dioses Animales en su batalla contra los voraces humanos, que arrasan con cualquier recurso que necesiten con tal de seguir alimentando sus hornos.

Mononoke

Lady Eboshi es la líder de un reino en construcción en el que todos son acogidos y tratados por igual. Ex-prostitutas, proscritos e incluso leprosos la adoran por permitirles recuperar su dignidad y le ofrecen a cambio su esfuerzo y dedicación trabajando en la producción de metales y armas, necesarios para expandir las fronteras del naciente imperio, casi anónimo, de esta Ciudad del Hierro.

Mientras ambos contendientes se aproximan inexorablemente a la la batalla final (hoy estoy de un pomposo que no me aclaro), aparece en escena Ashitaka, el último príncipe Emishu, un pueblo a punto de desaparecer. Tras salvar a su aldea del ataque de un Tatarigami, un demonio que arrasa con toda vida con tan sólo tocarla, Ashitaka descubre que en realidad, el demonio es un Dios Animal. El jabalí Nago, maldito por el sufrimiento y el odio originado por el daño que los humanos le han causado al bosque, había enloquecido hasta convertirse en muerte.

Ashitaka se ve infectado por esta maldición y cuando el odio le domina, la maldición se extiende y le vuelve tan poderoso como destructivo. El joven deberá exiliarse y salir a la búsqueda de una cura, si es que la hay, antes de que esta termine de propagarse y acabe con él. Para ello deberá tratar de que ambos bandos, el de los hombres y el de la naturaleza y los espíritus, encuentren un equilibrio que les permita coexistir. Pero, ¿es posible algo así?

Ashitaka

El amor que Miyazaki dedicó a esta película se respira en cada fotograma. Cada imagen es en si misma una obra de arte, y contiene más realismo, más detalle, que cualquier película de animación europea o americana al completo. Ghibli juega en otra liga. Y para los que aún piensan que “dibujos animados” es sinónimo de “cine infantil”, ahí están la sangre, la crudeza de la muerte, el olor de la descomposición y un profundo mensaje de respeto por la naturaleza que se hace más evidente que en cualquier otra película anterior del estudio (con permiso de Nausicaä).

Porque en Mononoke no hay sitio para sentimentalismos, para canciones, para el sosiego. Si hay escenas de calma, sólo sirven para que su devastación sea más dolorosa. Empieza con muerte y destrucción, y a partir de ahí la acción va in crescendo. Es lo que sucede cuando tratas de imponerte a la naturaleza, apropiarte de ella para tus fines.

Fue la primera película que vi del estudio Ghibli, y creo que elegí un escenario especialmente apropiado. Porque junto a la principal vía de tráfico de Málaga se encuentra también uno de sus mejores parques, frente al puerto, y en mitad del parque hay un auditorio al raso. Así que estaba entre naturaleza y hierro, sin pretenderlo. Y la entrada era gratuita.

Por motivos como este, para mi ‘La Princesa Mononoke’ estará siempre en un lugar privilegiado dentro de las obras de Ghibli.

Algunas curiosidades

  • Miyazaki revisó personalmente todos los fotogramas clave de la película corrigiendo y a menudo volviendo a dibujar muchos de ellos para que se ajustasen a su propia visión.
  • ‘Mononoke’ está compuesta por un total de 144.000 fotogramas de los que 80.000 son fotogramas clave de modo que se trató una tarea titánica, y el director llegó a afirmar que ni sus ojos ni sus manos le permitirían volver a trabajar de esa forma. El gran éxito le animó a seguir con ‘El Viaje de Chihiro’ aunque adoptando un papel más cercano al del resto de directores (Mamoru Oshii por ejemplo ni tan siquiera revisa los fotogramas clave, tiene un director técnico que se encarga de ello. Takahata sí los revisa, pero les pasa las correcciones a los animadores principales para que ellos las hagan).

  • Un Mononoke es un espíritu enfadado o vengativo mientras que “Hime” significa princesa. La gente llama a San, la heroína, “Mononoke Hime” para honrarla, y porque, al ser criada por un mononoke se parece y actúa como uno de ellos.
  • Mononoke normalmente hace referencia al espíritu de un objeto. Los japoneses culpan a los mononokes de las cosas inexplicables, desde una jaqueca a un desastre natural. Pueden ser el espíritu de una silla, de una persona muerta o viva, de un animal, un espíritu natural… Incluso Totoro es un mononoke.

Mononoke Hime y Kodamas

  • Kodama significa “eco” (literalmente es un “espíritu arbóreo”). Al estar escrito en Katakana, no en Kanji, también puede significar “bolita” o “pequeño espíritu”. Aunque los Kodamas aparecen en muchos cuentos populares japoneses, las adorables criaturitas de cabezas giratorias son invención de Miyazaki.
  • Miyazaki ambientó la película en el periodo Muromachi porque la relación de los japoneses con la naturaleza cambió mucho en esa época. Se popularizó la producción de hierro, lo que requería talar muchos bosques, y había un sentimiento general de dominio sobre la naturaleza. Es anterior a la formación del actual Japón, una época confusa pero interesante. Las mujeres tenían más libertad y nacieron muchas artes. Aún no estaba establecida la férrea estructura de clases con samuráis, granjeros y artesanos. Para Miyazaki, es muy similar a la época actual, de cambios y confusión.
  • La primera versión que escribió Miyazaki en 1980 trataba sobra una princesa forzada por su padre, un señor feudal, a casarse con una especie de león humanoide (algo así como un extraño Totoro) llamado Mononoke como parte de un pacto por el que tras ser derrotado logró permanecer con vida y obtener más poder. La chica hace caso omiso a su padre y se decide a salvarlo del espíritu maligno que posee su cuerpo. El proyecto, anterior a ‘El Castillo en el Cielo’, no llegó a materializarse y guardaba algunas similitudes con ‘La Bella y la Bestia’.
  • Miyazaki se planteó cambiar el título a ‘Ashitaka Sekki’ (El Cuento de Ashitaka), puesto que desde el borrador inicial la historia ya no se centraba tanto en San tomando un papel más secundario.
  • Las armas de fuego que aparecen en la película se llaman Ishibiya, la versión japonesa de este tipo de armas. Aunque fueron los portugueses quienes introdujeron los primeros fusiles en Japón alrededor de 1543, se cree que los chinos ya importaron algunos de estos cañones antes de eso.
  • Yakkul, la montura de Ashitaka, es un Akashihi (alce rojo), un animal fictício basado en los yak que creó Miyazaki y que también aparece (o al menos uno muy similar) en su manga ‘Shuna no Tabi’ (El viaje de Shuna), considerado por algunos como el borrador de Nausicaa.
  • ‘La Princesa Mononoke’ es una gran película en muchos sentidos. Con una duración de 134 minutos, fue la película de animación más larga jamás creada hasta el estreno de ‘The Disappearance of Haruhi Suzumiya’ que le arrebató el título con sus 162 minutos. También fue la cinta de animación más cara creada en Japón con un coste de producción de 2.400 millones de yenes (Akira costó “tan solo” 1.000).
  • Los 18.650 millones de yenes que recaudó en Japón la convirtieron en la película más taquillera de la historia del país desbancando a ‘E.T.’ tras 15 años en primera posición. Poco después otra película estadounidense volvería a reclamar el título, ‘Titanic’, solo para perderlo a manos de ‘El Viaje de Chihiro’. ‘Mononoke’ también batió el record de ventas en DVD con 4 millones de copias. Hasta el momento lo tenía ‘Aladdin’, con 2.2 millones. Este record también se lo quitó ‘Titanic’.

Lady Eboshi

  • Mononoke fue la primera película de Ghibli en utilizar de forma extensa gráficos por ordenador. Se creó un nuevo departamento con dos servidores y veintiuna estaciones de trabajo Silicon Graphics en las que se realizaron las más de 100 tomas con imágenes generadas por ordenador, composición digital y dibujo digital. En total, hay unos 15 minutos de CGs de los que, 10 se corresponde con dibujo y coloreado digital, y los 5 restantes con diferentes técnicas que van desde mapas de texturas (por ejemplo, el suelo en algunas persecuciones), renderizado 3D (las “serpientes” del brazo de Ashitaka) o morphing (la descomposición del dios jabalí) hasta la generación de partículas y la composición digital. Desde el principio el objetivo fue utilizar “gráficos por ordenador que no pareciesen gráficos por ordenador” y definitivamente lo lograron.
  • En la película participaron cinco directores de arte, algo sin precedente hasta la fecha: Kazuo Oga (‘Mi vecino Totoro’, ‘Recuerdos del ayer’, ‘Pompoko’), Nizou Yamamoto (‘Sherlock Hound’, ‘El castillo en el cielo’, ‘La tumba de las luciérnagas’), Satoshi Kuroda (‘Susurros del Corazón’), Naoya Tanaka (‘Puedo escuchar el mar’) y Youzou Takeshige (‘On Your Mark’).
  • Como de costumbre, la banda sonora de Joe Hisaishi fue una auténtica maravilla y el compositor recibió gracias a ella el Japan Record Award, algo así como los Grammy japoneses.
  • Disney/Miramax, distribuidora internacional de la película, estaba obligada por contrato a no editar de ninguna forma la cinta para su lanzamiento en Estados Unidos. Aún así, intentaron solicitar que les permitieran cortar algunas de las escenas más violentas pero Ghibli se negó. Después Disney se mostró sorprendida por los pobres resultados en taquilla, quizás por su calificación para mayores de 13 años, o quizás porque Disney la estrenó en un número muy limitado de salas.
  • En la película aparecen incluso amputaciones de miembros y decapitaciones y es que, según Miyazaki, “Cuando se produce una pelea, inevitablemente siempre se derrama algo de sangre y no podemos evitar representarla. Sin embargo, incluso en mitad del odio y las matanzas, hay cosas por las que merece la pena vivir. (…) Mostramos el odio, pero es para describir que hay cosas más importantes. Mostramos la maldición, pero es para representar la alegría de la liberación”.
  • La traducción al inglés (y por ende el resto de idiomas traducidos de él) no se hizo de forma literal a partir del original en japonés. Neil Gaiman (‘The Sandman’) fue elegido para esa tarea, adaptando el guión con “frases que la gente diría”. Gaiman, que se mostró encantando con el trabajo, declaró: “Mi objetivo era mantenerme fiel a la historia pero proporcionar una traducción que una audiencia no japonesa fuera capaz de seguir” y para ello se vio obligado a estudiar el folclore japonés que inunda la historia.
  • Miramax pretendía que el DVD sólo incluyera el audio doblado al inglés, pero las protestas de los fans hicieron que retrasaran el lanzamiento para poder incluir los diálogos en japonés.
  • Gillian Anderson, la popular intérprete de la agente Scully de ‘Expediente X’, dobla a Moro en su versión en inglés. La actriz pidió expresamente el papel de algún personaje porque es fan incondicional de Hayao Miyazaki. Le acompañaron Billy Crudup (Ashitaka), Claire Danes (San), Minnie Driver (Lady Eboshi) y Billy Bob Thornton (Jigo).

En Zona Fandom | Especial Studio Ghibli

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en