La organización del Salón del Manga de Jerez se lava las manos con la clasificatoria del World Cosplay Summit

Salón Manga Jerez World Cosplay Summit

Se ve que la crisis y los recortes también afectan a los Salones del Manga. La organización del XIII Salón del Manga de Jerez ha lanzado un comunicado en el que informa de la anulación del concurso Clasificatoria Previa a la Final Española World Cosplay Summit que tuvo lugar el pasado 24 de marzo por falta de objetividad del jurado, falta de transparencia en la organización y desconfianza en la imparcialidad de los resultados.

Pero, ¿qué es lo que ha ocurrido en el fondo de todo este asunto? ¿estamos ante un nuevo caso de tongo? ¿por qué la asociación Otaku-Shin sale con estas después de cinco meses? ¿quienes son los culpables y quienes las víctimas? El tema se las trae, creedme, y todo apunta a una sencilla falta de voluntad por cumplir con los premios prometidos.

Dada la polémica suscitada comunicamos que:

La Coordinación General del XIII Salón Manga de Jerez 2012 comunica que:

Dados los factores que hemos tenido en cuenta y que se detallan a continuación:

Falta de objetividad del jurado.

Falta total de transparencia del equipo de organización de esta actividad, así como falta de titulación, preparación y/o experiencia que respalde la validez del jurado para estos quehaceres.

Falta de datos, justificaciones y/o documentos que acrediten la imparcialidad de los resultados.

Procedemos a anular el resultado y coparticipación en la Clasificatoria WCS Jerez 2012, quedando anulado el resultado y el concurso al completo, por lo que se retiran las plazas reservadas para el WCS 2012 del Salón del Manga de Barcelona, que se celebrará los días 1 a 4 de noviembre de 2012.

Por tanto, comunicamos de forma oficial y pública la anulación de la clasificatoria del WCS 2012 en Jerez, y confirmamos la continuación de esta clasificatoria para la XIV Edición del Salón Manga de Jerez en 2013.

¿Polémica suscitada? ¿Qué polémica?

Merecidos ganadores del concurso clasificatorio para la final española del World Cosplay Summit del XIII Salón Manga de Jerez 2012

Llevo años, muchos años, participando desde dentro (como parte de la organización) y fuera (como invitado o asistente) en salones y jornadas repartidos por toda la geografía española y parte del extranjero y si hay un elemento común en los concursos es que rara vez llueve a gusto de todos. Paradójicamente, no nos consta la menor queja (y mucho menos polémica) sobre el fallo del jurado del Salón de Jerez de 2012, y aunque siempre habrá buenos y malos perdedores, el resultado estaba cantado, pero en el buen sentido.

Los disfraces de Trinity Blood de Nicole Lowe y Lissy como Seth Nightroad y Mirka Fortuna, y Palma y Sato-Chan como Astharoshe Asran y Catherina Sforza sencillamente jugaban en otra liga y sus coreografías estuvieron a la par. No es de extrañar que volvieran a ganar al día siguiente en el concurso general como mejor cosplay grupal.

El tercer premio, para Hermione y Edu como Sheryl Nome y Alto Saotome de Macross Frontier también eran geniales, y aunque los cosplays de Lightning (Final Fantasy XIII-2) y Lenneth (Valkyrie Profile) no estaban nada mal, de nuevo, nadie en su sano juicio discutiría la decisión tomada.

¿Falta de objetividad, transparencia, experiencia y titulación del jurado?

¿Hablamos de un concurso de cosplay o de unas oposiciones a notario? Le hemos preguntado a nuestro contacto en Japón, Luis Garrido, antiguo redactor de Shirase y otaku de una amplia experiencia en el tema, sobre lo que se exige a un jurado de este tipo y sí, en la final japonesa del World Cosplay Summit encontramos caméos ocasionales de figuras tan ilustres como Go Nagai o Leiji Matsumoto, pero son la excepción, no la norma.

“Yo mismo, todo un gaijin, he llegado a ser jurado sin mayor problema. La experiencia es un grado pero al final lo que más abundan son aficionados, que es precisamente de lo que se trata. Esto no son las Olimpiadas, son Salones del Manga y concursos de disfraces con gente que pone toda su voluntad metiéndose en la piel de sus personajes preferidos, y un jurado, formado normalmente también por cosplayers, que son los más indicados para valorar el resultado de su esfuerzo.”

En Jerez, el concurso estuvo organizado por el diseñador de moda Pako-Rón, que reunió a un jurado más que válido formado por Bify Cool, un cosplayer con mas de 8 años de experiencia, Aline, la autora del Cartel el XIII Salón Manga de Jerez (y una guapa Daenerys Targaryen), la cosplayer Lulu Miyazawa y Ananke, blogger de la red española eCosplay.es. No se a vosotros, pero a mi me han convencido.

Un Salón marcado por la desorganización y las irregularidades en la entrega de premios

A poco que preguntéis a la gente sobre el último Salón de Jerez, las críticas sobre la falta de organización empiezan a brotar en forma de ausencia de horarios, proyecciones apuntadas en una pizarra y desaparición misteriosa del grueso de actividades características de ediciones anteriores. Las bases de los concursos también dejan bastante que desear.

Como podéis ver en el vídeo, el premio prometido a las ganadoras del primer y el segundo puesto era idéntico: plaza asegurada en la clasificatoria española del World Cosplay Summit, vuelo a Barcelona y hotel durante todos los días del XVIII Salón del Manga de Barcelona del 1 al 4 de noviembre. El tercer premio consistió en un lote de productos que sí fue entregado en mano, pero el viaje pronto llegaría a un truncado final.

Tres meses después del concurso, las ganadoras recibieron un escueto correo electrónico donde se les indicaba que el viaje consistiría en un billete de avión de ida y vuelta con llegada a Barcelona el sábado a las 11:00 y vuelta al día siguiente al medio día, con una noche de hotel. El premio acababa de sufrir un tijeretazo unilateral que convertía la participación en la clasificatoria del WCS en una auténtica carrera de obstáculos.

¿Cómo llevas un disfraz como el de estas chicas y el atrezzo en un avión? Su plan original era enviarlo por mensajería, pero con apenas unas horas hasta el inicio del concurso, imposible es una de las palabras que me vienen a la cabeza. Las solicitudes de ayuda o más información sirvieron para poco. “Estáis desinformadas, pero eso se debe a que faltan 4 meses para el concurso. Todo puede dar un giro inesperado ya que la organización de Ficomic no depende de nosotros.”, respondía la organización a principios de junio.

Casi dos meses después, y tratando de encontrar una solución incluso aunque esta supusiera pagar la diferencia del vuelo y las noches de hotel adicionales, los correos comienzan a adoptar un tono claramente fuera de lugar por parte de la organización, que en agosto ya se transforma directamente en amenazas de tomar acciones legales. En pocas palabras, la respuesta de Otaku-shin a las dudas de las cosplayers fue un surrealista “si me preguntas, te denuncio”, amenazando con llevar el tema “ante los tribunales de justicia para aclarar los hechos sucedidos y las posibles responsabilidades de algunas personas”, como si ellas tuvieran culpa de algo. Así de duro es el asunto. Encima de timados, apaleados.

¿Capítulo final? Víctimas y culpables

14.- La organización y el jurado se reservan el derecho de adoptar cualquier iniciativa que, sin estar regulada en las presentes bases, contribuya al mayor éxito del concurso, no pudiéndose formular reclamación alguna.

Este es el punto de las bases que esgrime Otaku-shin para dar por anulado “el resultado y el concurso completo”. Definitivamente, una forma genial de contribuir al mayor éxito del concurso. La asociación no ha querido realizar comentarios y Ficomic se ha limitado a apuntarles a ellos indicando que por su parte no había el menor problema. Al final, la conclusión evidente es que han pagado justos por pecadores.

Las cosplayers sin premio, sin posibilidad alguna de participar en el WCS al haberse cerrado el plazo de inscripción libre y con un comunicado público que las señala como posibles implicadas en un tongo que no tiene sentido. El jurado, colaboradores desinteresados de la asociación, difamado. ¿Y Otaku-Shin? Culpándose unos a otros sin asumir su responsabilidad. Así va España.

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en