Kenji Kamiyama, el director dee ‘Ghost in the Shell: SAC’, invitado al XVI Salón del Manga

Kenji Kamiyama

Definitivamente parece que el Salón del Manga de Barcelona de este año va a brillar con luz propia gracias al gran número de invitados de primer nivel que se van a dejar caer por él. A los mangakas Izumi Matsumoto (‘Kimagure Orange Road’), Hideshi Hino (‘Historias de la Máscara’) y Kayono (‘Lovenista’), el director de cine Takashi Shimizu (‘Ju-on’) y la cantante japonesa de pop-rock Yuuki se une ahora el director y guionista Kenji Kamiyama.

Kamiyama debutó como dibujante de fondos en películas ya clásicas como ‘Akira’ (1988) o ‘Nicky aprendiz de bruja’ (1989). Un año después dio el salto a la dirección artística con ‘Hakkenden’ (1990) y posteriormente con ‘Burn Up!’ (1991). En 1996 se convirtió en miembro del Team Oshii dentro de Production I.G, donde dirigió algunas de las secuencias de ‘Jin-Roh’ (1999), escribió el guión de ‘Blood: El último vampiro’ (2000) y acabó debutando como realizador con ‘Mini Pato’ (2002). Pero fue su trabajo como director y guionista de la serie ‘Ghost in the Shell: Stand Alone Complex’ (2002) y su secuela ‘Ghost in the Shell: S.A.C 2ng Gig’ (2004) el que le valió el reconocimiento internacional. Ambos títulos, así como ‘Blood: El último vampiro’ o su obra más reciente ‘Moribito’ (2007), han sido editados en DVD en nuestro país por Selecta Visión, empresa que ha colaborado para que la visita de Kenji Kamiyama al Salón del Manga sea posible.

Más información | Ficomic

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en