El gobierno japonés quiere cuadruplicar la exportación de manganime y videojuegos

Fullmetal Alchemist Hagane no Renkinjutsushi anime

Apenas unos días después de que la industria del manganime haya sido postrada con la aprobación de la Ordenanza para el desarrollo de una Juventud Saludable, el gobierno japonés anuncia un plan para cuadruplicar la exportación de anime, manga y videojuegos para 2020 como parte de la estrategia “Cool Japan” de Akihiro Ohata, el ministro de economía, comercio e industria.

El “Cool Japan Public-Private Advisory Council” (algo así como el Consejo consultor público-privado Cool Japan, o mira que somos guays en Japón) pretende aumentar entre dos y cuatro veces las exportaciones “culturales”, no solo de las industrias que nos afectan, sino también de otras como la mola o alimentación, para conseguir que los 50.000 millones de dólares actuales se transformen en 200.000, de los que 35.000 pertenecerían a manganime y videojuegos.

Este intervencionismo ha sido una práctica común en Japón desde la posguerra arrojando resultados para todos los gustos salvo para el de los empresarios, que rara vez acogen de buena gana eso de que sea el gobierno el que dicte lo que tienen que hacer con sus empresas. Por poneros un par de ejemplos, en el pasado, el predecesor del actual ministro intentó que Sony dejase de producir artículos electrónicos y que Honda abandonase la fabricación de coches. Así se las gastan.

Se estima que el volumen total de mercado de todos estos artículos “culturales” (y repito, no lo digo por el manganime) en el mundo entero para el período planteado podría alcanzar los 11 billones de dólares, la calderilla de fin de mes de cualquiera de nosotros (los fandomeros somos unos sobrados).

¿Cuales serán las fórmulas con las que el gobierno japonés pretende invadir occidente? Quien saber. Puede que pronto nos encontremos comiendo turrón de wasabi mientras comprobamos si hemos ganado un Evangelion escala 1:2 en la pegatina del cartón de zumo y escuchamos la nueva sintonía realizada por AKB48 para ‘Sé lo que hicisteis’. Tal vez el primer paso sea cancelar el boicot obligando a las empresas del sector a acudir sí o sí al Tokyo International Anime Fair 2011, atar a Miyazaki a la pata de la mesa de su despacho en el Studio Ghibli y expulsar del país al tipo que tuvo la brillante idea de ‘Suzumiya Haruhi Endless Eight’.

Ya fuera de bromas, lo cierto es que aunque las intenciones sean buenas, mucho me temo que las consecuencias finales no terminen siéndolo tanto. La censura y las imposiciones no son precisamente el mejor terreno de cultivo para las disciplinas artísticas así que esperemos que al final la sangre no llegue al río.

Vía | Sankaku Complex

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en