‘Holy Knight’, ¿en serio no había una licencia mejor?

Japan Weekend Manga

Hace poco tuvo lugar la VI Japan Weekend Madrid 2.0, llamado así porque representa la renovación del evento a uno más ambicioso. Allí fue donde empezaron a venderse licencias propias de Jointo bajo el sello Japan Weekend Anime y Japan Weekend Manga, y el primer título de la línea manga es ‘Holy Knight‘ de Maya Miyazaki.

Con sólo mirar la portada o ir a comprar el tomo licenciado en el evento, ya noto un fallo que choca directamente con mi moral. Se trata de una obra hentai light en la que hay relaciones sexuales explícitas, y a pesar de eso en el stand de Jointo no preguntaron si éramos mayores de edad y en todo el tomo no hay una sola advertencia de que es material para adultos.

Banalizando un tema que habría que tratar con cuidado

La obra trata la historia de Litchi Kishimoto, una súcubo que tiene que quedarse embarazada de un joven japonés llamado Shinta Mizumura. Mezclada con algunas relaciones de instituto, ‘Holy Knight’ no oculta que es un hentai no tan explícito como algunas obras oscuras de la Komiket, pero aún así su forma de tratar las relaciones sexuales me choca mucho moralmente.

Entiendo que la misión de Litchi es quedarse embarazada y para ello tiene relaciones sexuales, pero la autora cruza la línea de lo moralmente decente en el primer tomo. Un demonio obliga a la fuerza a una estudiante a tener relaciones con él, abusa de ella y le crea un trauma. Todo esto banaliza el sexo y el delicado tema de las violaciones, y por si fuera poco, el argumento general de la obra no llega ni a ser interesante y es aburrido. Da una sensación de que el resto de tomos serán una sucesión de relaciones sexuales, a cada una más morbosa y sórdida.

Una de las pocas cosas a favor que podemos decir es que el dibujo es bastante notable, así como la composición de las escenas. El diseño de personajes es poco inspirado: la protagonista sexy, el chico con poco atractivo, y el resto de personajes no destaca y parecen sacados de una plantilla. Las escenas sexuales están bien representadas y las proporciones son mucho más que correctas.

La edición no llega ni a aprobado

La edición de la obra deja mucho que desear. En primer lugar, la contraportada tiene un enorme y antiestético recuadro blanco que nos indica que es un tomo especial del evento, que encima tiene una errata. Luego, la traducción nos da una sensación de haberse hecho con prisa, con textos que se salen del bocadillo, rotulación mejorable y diálogos con excesiva neutralidad que parecen más obra de unos traductores aficionados.

Cuesta mucho recomendar o decir cosas buenas de ‘Holy Knight’, tanto a nivel objetivo como moral. A nivel objetivo nos parece una obra que se centra mucho en las relaciones sexuales y apenas trata de justificarlas con un arco argumental decente. A nivel subjetivo, entendemos que el sexo debe dejar de ser tabú, pero no de esta manera en la que un menor puede fácilmente acceder a una obra en la que hay una violación. No sabemos qué es lo que vio Jointo para licenciar esto, pero nos decantamos porque era una licencia accesible o que quería abarcar el morboso mercado del hentai. En ambos casos hay obras mucho mejores.

Sinceramente creemos que la idea de hacer licencias exclusivas o preferentes para un evento es una buena idea, pero eso implica que los que no puedan pagar la entrada o viajar hasta el lugar se verán fuertemente perjudicados. Jointo ha empezado con una buena idea, y ahora queda ver si evoluciona para traer licencias más ambiciosas. ‘Holy Knight’ no es la mejor obra para empezar, pero bien podría no haber empezado el sello Japan Weekend Manga y lo que esperamos que traiga con él.

FICHA TÉCNICA: Holy Knight
  • Autora: Maya Miyazaki
  • Editorial: Japan Weekend Manga
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 200
  • Precio: 7.50€, 5 euros en Japan Weekend
Holy Knight Review

Etiquetas

Naruedyoh @naruedyoh

Amante del cómic, aunque con inclinaciones hacia los productos provenientes de Japón. Con solamente 22 años, aún me queda por aprender mucho, pero las ganas no me las quita nadie (odio parecer un hipster, pero es así). Cuando no me gusta algo, una parte en el fondo de mí hace que quiera que me guste, pues significaría que se ha hecho lo suficientemente bien. Con cómics y juegos en las estanterías desde los tres años.

Compartir este Artículo en