Glosario Nipón: Maid Cafe

Los Meido Kissas o Maid Cafe son cafeterías frecuentadas esencialmente por otakus en el que las camareras van vestidas como sirvientas y tratan a los clientes como si fuesen los señores de una mansión de la Europa del siglo XIX recibiéndoles con una reverencia seguida de alguna frase del tipo «okaerinasaimasen goshujinsama» (Bienvenido a casa mi señor). Aunque cada vez es más frecuente encontrarlos por las principales capitales asiáticas, los primeros nacieron del epicentro de la cultura otaku: Akihabara.

Algunos de los Maid Cafes más populares son el Maid Cafe Datenshi no Kyuujitu Little PSX, donde puedes beber lo que quieras durante 30 minutos por unos 400 yenes (menos de 3 euros) y las maids participan en toda clase de juegos ñoños con los clientes; el @Home Cafe donde te cobran unos 1000 yenes (6,5 euros) por hacerte una foto con una maid; o el Cure Maid Cafe, uno de los más antiguos.

Para terminar con la parrafada y antes de pasar a un par de vídeos (en inglés pero no menos ilustrativos) sobre los Maid Cafe, mencionar una variante de estos que ha empezado a proliferar en el último año también en Akihabara. Me estoy refiriendo a los Butler Cafe, locales dirigidos a mujeres en los que quienes visten uniforme (de mayordomo por lo general) son los chicos. Pero eso no es todo, la oferta de alternativas crece día a día y hay para todos los gustos: desde aquellos en los que el uniforme de sirvienta deja paso a los clásicos disfraces de conejita, hasta otros donde actúan como si fuésemos sus hermanos mayores recibiéndonos con un «okaeri oniichan» (Bienvenido a casa hermanito mayor). ¿No es alucinante?

Ve el video en el sitio original.

Ve el video en el sitio original.

Galería de fotos

(Haz click en una imagen para ampliarla)

maids01.jpg
maids02.jpg
maids03.jpg
maids04.jpg
maids05.jpg
maids06.jpg
maids07.jpg

Vídeos | Tokyo Eye Parte 1 y 2
En Zona Fandom | Glosario Nipón

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en