Glosario Nipón: Fanservice

El fanservice (del japonés saabisu o service) es un término utilizado por los aficionados al manganime para referirse a ciertos elementos «picantes» de la historia de una obra que aún sin aportar nada a su argumento, están ideados para divertir o excitar a la audiencia generalmente masculina. Algunos de los más habituales son:

* Las escenas de ducha durante las películas y series de los 80 y 90 (a Macross me remito) que dieron paso más recientemente a las visitas a baños termales en el que el protagonista masculino terminará de una forma u otra dentro de la sección para chicas con la imprescindible hemorragia nasal (Love Hina por citar una).
* Episodios especiales de días festivos durante los que se detiene por completo el avance de las trama para que los protagonistas puedan viajar a alguna isla tropical a lucir su cuerpo serrano en traje de baño (School Rumble).
* Oportunas corrientes de viento o ángulos de cámara inusuales que nos permiten admirar durante unos segundos la ropa interior de las protagonistas (Tenjo Tenge).
* Especial atención a los efectos de la gravedad y la inercia sobre los pechos femeninos resaltados con una cuidada (y normalmente exagerada) animación de la zona en cuestión (utilizado por primera vez en la serie de OVAs de Gainax de 1988 Gunbuster y un elemento clásico del estudio desde entonces).
* Aparición de cosplays de otras series o atuendos fetichistas de todos los estilos siendo los más habituales los de chica gato, conejita, sirvienta o vestidos tradicionales japoneses como kimonos y yukatas.

Además, en ocasiones también se utiliza el termino de fanservice de un modo más general sobre detalles que están dirigidos únicamente a los fans, como nombres que hacen referencia a otras obras, incluir a los actores o dobladores principales de una película como secundarios de un remake años más tarde, o bromas de lo más diverso que solo pueden resultar divertidas para los aficionados a un género o tema.

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en