Gantz, violencia con sentido (I)

Gantz¿Hay vida después de la muerte? ¿Cuántas veces se ha lanzado al aire esta pregunta que nunca tendrá contestación? Son bastante numerosas las teorías, totalmente subjetivas, que se han mostrado en historias del cine, los libros, los cómics y la televisión. El manga no escapa a este paradigma, pero he de reconocer que Gantz, es la obra que lo ha enfocado con más originalidad.

Gantz es obra de Hiroya Oku, el cual no tiene una abundante trayectoría detrás. Aparte de este manga en cuestión, sólo ha publicado dos obras más, la desconocida Zero One y la subidita de tono Hen, que puede sonar a algunos.

Metiéndonos en la historia, Gantz comienza con el encuentro fortuito en una estación de metro de dos estudiantes de instituto, Kei Kurono y Masaru Kato, los cuales fueron muy buenos amigos en su infancia pero el tiempo los distanció.

Ya desde este primer encuentro se marca perfectamente la personalidad de cada uno. Kei es un chaval apático, que sólo se preocupa de si mismo e ignora los problemas de los demás. Kato, por el contrario, es un pobre muchacho de corazón noble que debe luchar siempre contra sus propios miedos en pos de hacer lo correcto.

Gantz¿Por qué digo que estas personalidades quedan muy definidas en este azaroso encuentro? Bueno, sigamos con la historia para averiguarlo. Kei reconoce a Kato en el andén del metro, pero evidentemente lo ignora, no quiere gastar energías en entablar una conversación con él. Pero algo ocurre. Un mendigo borracho cae a las vías del metro y no se levanta, condenándose a ser arrollado por el tren que está a punto de llegar a la estación. Nadie le ayuda. Es un mendigo, ¿quién le echará de menos?, piensan todos los presentes. Pero Kato, tras meditar largo y tendido consigo mismo, decide bajar a ayudar al pobre hombre.

Pero el problema aumenta de tamaño, ya que Kato no tiene fuerza suficiente para ayudar al pobre mendigo. Es entonces cuando reconoce a Kei en el andén y le suplica ayuda. Este, al verse apuñalado por todas las miradas de los presentes, se ve forzado de mala gana a bajar a ayudar a salvar la vida de un hombre cuya vida le importa un carajo. Pero mejor eso que ser la comidilla por reconocer públicamente que no desea prestar su ayuda.

Entre los dos amigos consiguen alzar hasta al andén al pobre borracho, pero el mal ya está hecho. El tren anuncia con un sonoro bocinazo su entrada en el andén, atropellando a los pobres Kei y Kato, los cuales quedan descuartizados. Y es aquí cuando comienza la verdadera historia de Gantz, con la muerte de los dos protagonistas. ¿Hay alguna manera mejor?

Etiquetas

Roberto Pastor @Roberto_Pastor

Hijo de Dragon Ball, consumidor de manga y anime junto a otros instrumentos de diversión como el cine y los videojuegos. La treintena me ha traído más sensatez pero no menos diversión, o al menos eso es lo que quiero pensar. Geográficamente me sitúo en San Vicente del Raspeig (Alicante).

Compartir este Artículo en