‘El pájaro azul’, alegría de vivir

el-pajaro-azul

Entre otras muchos aprendizajes que pueden sacarse de la lectura de un cómic al azar, se encuentra el ir pudiendo aprehenderse de ciertos rasgos asociados a la cultura en la que ha sido producido; un hecho que, dependiendo del país de nacimiento del tebeo en cuestión, puede moverse entre lo poco acusado del mundo estadounidense o francobelga o lo muy determinante del español o el nipón. Tanto es así en el caso del noveno arte del país del sol naciente, que un análisis somero de cualquiera de los títulos que aparecen mes a mes en el mercado japonés da muchas pistas acerca de su concepción de la vida, máxime si a lo que nos acercamos es a un volumen en particular que se aleje de parámetros shonen o shojo y, enmarcado en el seinen, nos hable de asuntos tan arragaidos en la idiosincrasia nipona como la muerte y el duelo.

Términos con los que los japoneses lidian de formas muy diferentes a como lo hacemos, qué duda cabe, los latinos, leer ‘El pájaro azul’ nos permite asomarnos al comedimiento con el que la cultura nipona guía sus pasos en según que terrenos y, por supuesto, como el sintoismo determina la manera de confrontar la pérdida de un ser querido. Desgarradora de principio a fin en ese sentido, sobre todo si consideramos quién ese ser que se pierde, la obra de Takashi Murakami editada por Ponent Mon es todo un tratado, ya desde una óptica universal, de hasta donde es capaz de llegar el ser humano en su lucha por vivir o, como es el caso de la joven protagonista, por no rendirse ante la mayor de las adversidades posible.

Es más que probable que a ojos de una mentalidad occidental, mucho de lo que Murakami nos traslada en este bellísimo y emotivo manga sea de complicada o incluso imposible aceptación, pero si, como este redactor, tienes una cierta idea sobre qué es lo que rige la idelogía nipona, será mucho más sencillo dejarse llevar por una historia que transcurre en su mayor parte en dos planos de consciencia; que llegado el momento se traslada sin que uno sepa muy bien a un pasado que más tarde revelará su relación con el “presente” de la narración y que, una vez se finaliza, deja en el lector un hondo poso de calma. Quizás dibujo y narrativa sean de una entidad discreta y nada pueda destacarse de ellos ni para bien ni para mal, pero no deja de ser cierto que, al mantenerse en ese modesto segundo plano, el trabajo visual de Murakami facilita considerablemente que su historia, tan sencilla y rica en emociones como es, llegue a nuestros corazones sin la distracción que habrían supuesto unas páginas mucho más bellas y que, en última instancia, consiga que estemos pensando en la dureza de muchos de sus momentos y en la poesía de la inmensa mayoría bastante más allá de su inmediata conclusión.

El pájaro azul

  • Autores: Takashi Murakami
  • Editorial: Ponent Mon
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 212 páginas
  • Precio: 19 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.