El gobernador de Tokio la lía parda en la industria del manganime

KissXsis lolicon hentai

Llevo semanas queriendo hablando de este tema pero cada día aparecen nuevas noticias, declaraciones, acusaciones y demás historias que empiezan a hacerlo peligrosamente inabarcable así que allá vamos antes de que sea demasiado tarde. Todo empieza a principios de año cuando el gobernador de Tokio, Shintaro Ishihara, uno de los políticos más poderosos de Japón, presentó un proyecto de ley para modificar la actual Ordenanza para el desarrollo de una Juventud Saludable con la intención de acabar con la publicación, venta o alquiler de cualquier anime, manga o videojuego que presente a menores de edad en un contexto erótico.

A la mente me viene inmediatamente ejemplos como ‘KissXSis’ por mencionar tan solo uno de los más leves y si bien es cierto que una de las primeras cosas que llaman la atención cuando caminas por un barrio como el de Akihabara es descubrir hasta que preocupante extremo se puede llevar el género lolicon, no es menos cierto que precisamente lo que más impacta a ojos occidentales no son los manga o los animes, sino los libros, revistas y DVDs protagonizados por menores de carne y hueso en situaciones que rozan la pederastia y que paradójicamente quedan fuera de esta ley.

La industria reaccionó claramente en contra de la reforma, especialmente a causa de ciertas ambigüedades que podían dar como resultado un ejercicio indiscriminado de censura en toda regla, y finalmente la ley fue rechazada cuando se sometió a votación. El mes pasado sin embargo, el Gobierno metropolitano de Tokio volvió a poner en juego una versión modificada que suavizaba algunos aspectos mientras extendía su radio de actuación, ya no solo al lolicon, sino a cualquier título que “glorifique o enfatice injustificadamente determinados actos de naturaleza sexual que violen las normas sociales”.

Tokyo Anime Fair 2011 boicot

El nuevo borrador, más ambiguo si cabe que el anterior, ha causado tal revuelo que algunas de las principales editoriales como Kodansha, Shueisha o Shogakukan se han unido al primer paso dado por Kadokawa anunciando su boicot al próximo Tokyo Anime Fair de 2011, el mayor evento del mayor evento del mundo relacionado con el anime y del que cada año os ofrecemos nuestro propio seguimiento desplazándonos muy a nuestro pesar (es broma) hasta tierras niponas.

La decisión se debe a que entre los principales organizadores del evento se encuentra el Gobierno metropolitano de Tokio y que Ishihara es de hecho su cabeza más visible. Sí, el mismo que la está liando parda, el mismo por cuya boca han salido declaraciones tan incendiarias (y homófobas) como describir la homosexualidad como un problema genético y un desfile gay que presenció en San Francisco como algo lamentable.

Mientras, el primer ministro de Japón, Naoto Kan, ha mostrado su preocupación acerca de la más que posible cancelación del TAF, señalando la importancia que juega de cara a difundir el anime por el mundo (los primeros días de evento son sólo para profesionales y distribuidores). Kan ha declarado que aunque considera el desarrollo saludable de los menores (o dicho con otras palabras, que estén todo el día enganchados al hentai) como un tema importante, no se puede dar la espalda a la industria especialmente en un período de crisis como el actual.

Mientras que el primer borrador presentado a principio de año fue rechazado gracias a los votos del DPJ (el partido demócrata japonés), el nuevo decreto fue aprobado finalmente ayer con la única consideración de que “sea aplicado de forma prudente considerando cualquier mérito artístico, social, científico o satírico que la obra pueda expresar”. Esta petición puede o no ser tenida en cuanta ya que no forma parte del texto de la ley en si, aumentando si cabe aún más la incertidumbre entre los autores y editores. Curiosamente, del borrador final se ha retirado otro punto en el que se prohibía la posesión de pornografía infantil entre los residentes de Tokio, dejando intacta la sección que afecta a los manganimes y videojuegos eróticos por lo que muchos ya han empezado a llamarla como la ley anti-otaku.

En Zona Fandom | Los juegos hentai y la doble moral

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en