Desmontando a… Naoki Urasawa

urasawa1.jpg

Naoki Urasawa (Tokio, 1960) se ha convertido de forma indiscutible en uno de los mayores genios que ha dado el manga a lo largo de su historia. Acercarse a alguna de sus series supone quedarse enganchados tomo tras tomo irremediablemente hasta conocer la resolución de los múltiples misterios que nos plantea en sus historias.

Gracias a los esfuerzos de Planeta y Glénat, Urasawa vuelve a estar de actualidad en nuestro país con la publicación de ‘Pluto’ y ‘Cinturó Negre’, así como por la reedición de ‘Monster’, su obra maestra, por fin en tomos guapos como dios manda. Por ello, vamos a aprovechar este post para repasar un poco su trayectoria, el estilo que lo ha encumbrado a lo más alto del manga y las obras que han encendido las pasiones de los aficionados del género.

Iniciamos también aquí una serie de posts bajo el título de ‘Desmontando a…’ en los que iremos repasando la figura y el trabajo de diversos autores (de cualquier nacionalidad, no sólo japoneses) que tengan un papel destacado en el cómic actual. Por supuesto, estaremos abiertos a todas las propuestas que queráis hacernos para estos monográficos. Pero vamos ya con el sensei Urasawa.

Su carrera

urasawa3.jpg

Como todo gran autor que se precie, el gusanillo del cómic le entró desde bien pequeño. Como tantos chavales de su edad, devoró las revistas de manga que se publican por doquier en Japón, repletas de obras que hoy día ya se consideran clásicas (muchas de ellas aparecen citadas en diversos momentos de ‘20th Century Boys’). Con el paso del tiempo, Urasawa fue haciendo sus pinitos en el manga, si bien se licenció en Económicas por la Universidad de Meisei, carrera que afortunadamente no llegó a ejercer. Su gran oportunidad le llegó en 1982 al ganar un premio de la editorial Shogakukan, con la que sigue trabajando actualmente, lo cual le permitió publicar su primera historia de forma profesional: ‘Beta!!’

A partir de aquí, se hizo habitual de la revista ‘Big Comics Spirits’ en la que han nacido obras de la talla de ‘Yawara!’, ‘Monster’ y ‘20th Century Boys’. Con ellas ha cosechado numerosos premios, entre los que destacan el Premio Cultural Osamu Tezuka en su país y el del Salón del Cómic de Angoulême en Francia, prueba del impacto de su trabajo fuera de las fronteras de su país.

En España, conocimos el trabajo de Urasawa gracias a la publicación parcial del manga ‘Pineapple Army’ a cargo de Planeta, y a la emisión de la versión animada de ‘Yawara!’ en el Canal 33 de Cataluña bajo el nombre de ‘Cinturó Negre’. Sin embargo, no fue hasta la salida de ‘Monster’ a partir de 2001 que este autor empezó a estar en boca de todos los otakus.

Su estilo

urasawa2.jpg

La maestría de Naoki Urasawa reside fundamentalmente en su capacidad para crear historias complejas e intrigantes que mantienen en vilo al lector. En todas ellas juega con varias subtramas a la vez y deja sueltos multitud de cabos que se va encargando de cerrar según avanzan los tomos. Al releer sus mangas, es sorprendente ver cómo ya desde el principio nos va dejando pistas y reclamos de sucesos que sólo se resolverán mucho tiempo después, prueba de que este autor lo tiene todo bien calculado desde las primeras páginas. No sé hasta qué punto habrá hueco para la improvisación en sus historias, pero nunca nos da la sensación de que haya elementos dejados al azar.

En el apartado gráfico también es un autor sobresaliente. En primer lugar, por el mimo que pone a la hora de recrear escenarios cargados de detalles. Algo que viene realzado por la cantidad de localizaciones diferentes que conforman obras suyas como ‘Monster o ‘20th Century Boys’. Y aunque algunas veces peque de excesivo parecido entre algunos de sus personajes, la mayoría de ellos tienen la expresividad suficiente como para resultar únicos a ojos del lector. También se puede percibir en sus dibujos una notable influencia del cómic occidental.

El punto más criticado del estilo de Urasawa han sido generalmente los finales que ha dado a sus obras. A Urasawa le gustan los finales abiertos, y eso es algo que choca con el ansia de respuestas de sus lectores. En ese sentido, y volviendo sobre sus dos obras más célebres, el final de ‘Monster’ me pareció sugerente y acertado, mientras que el de ‘20th Century Boys’ resulta demasiado apresurado, algo difícil de entender después de la calma con la que se narran el resto de los acontecimientos. Eso sí, todas las claves se encuentran en sus páginas, lo que ocurre es que Urasawa no nos da las respuestas ni mascaditas ni digeridas.

Obras recomendadas

urasawa4.jpg

Para acercarse a Urasawa, nada mejor que empezar por ‘Monster’. Este manga nos cuenta la historia del Dr. Tenma, un neurocirujano japonés afincado en Alemania que salva la vida a un niño al que han disparado durante un ataque a su casa que no ha sido esclarecido. Pero al cabo del tiempo, Tenma descubrirá que ha salvado a un verdadero monstruo, así que comenzará una investigación para dar con su paradero, mientras la policía le persigue al ser acusado precisamente de los crímenes del joven.

Los giros de guión de ‘Monster’ nos mantienen clavados en la butaca, atónitos por lo que está sucediendo ante nuestros ojos. El manga también trata temas como la ética profesional en el campo de la medicina y las diferentes motivaciones del mal. Una joyita que, como ya dije al principio, Planeta ha empezado a reeditar en una edición de lo más atractiva.

Tras este viaje por los puntos oscuros de la naturaleza humana, vale la pena acercarse a los 22 tomos que componen ‘20th Century Boys’, rematados por las dos entregas de ‘21st Century Boys’. La historia da continuos saltos entre el presente y el pasado para mostrarnos la vida de Kenji Endo y su grupo de amigos, que de niños formaron un grupo con el que se dedicarían a defender la justicia y la paz mundial. Como parte de un juego, fueron escribiendo diversas predicciones en un cuaderno de posibles ataques que desembocarían en el fin del mundo.

Por increíble que parezca, estas predicciones comienzan a cumplirse cuando ya son adultos, y todo debido a un enigmático personaje enmascarado al que sólo conocemos por el apelativo de Amigo, que poco a poco va jugando sus cartas para terminar siendo el amo del mundo. Esta complejísima trama nos conduce por diferentes épocas y lugares cargados de interrogantes que lentamente se van desvelando. El elenco de secundarios, al igual que en ‘Monster’, vuelve a ser muy completo, y éstos cobran una mayor importancia que en su anterior obra.

Y ahora también es el momento de aprovechar que el primer tomo está recientito para disfrutar con ‘Pluto’. Urasawa se basó en una historia de ‘Astro Boy’ (de Osamu Tezuka) para configurar una nueva trama de crímenes misteriosos enmarcados en un mundo futurista, en la que el encargado de la investigación es un miembro de la Europol llamado Gesicht. Con esta he contenido la tentación de seguirla a través de scans para esperar que llegara a nuestro país, así que poco más puedo decir. El primer tomo se lee con gusto, pero por experiencia propia sé que el enganche de verdad no llegará hasta próximas entregas.

Estas tres obras son más que suficiente para disfrutar de la maestría de Urasawa, sin olvidar que son pieza clave del manga de las últimas dos décadas. En cualquier caso, también puede valer la pena acercarse a ‘Cinturó Negre’ (lástima que sólo se distribuya por tierras de habla catalana) y a su obra más reciente, ‘Billy Bat’, ambientada en plena Edad de Oro del Cómic Americano. Esta vez, no sé yo si voy a ser capaz de esperar a que salga en España.

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en